●      La nueva línea de producción permitirá  embotellar néctares a temperatura ambiente, generando importantes ahorros en consumo de energía y reducción de emisiones.

Santiago, 17 de agosto de 2018.- Cola-Cola Chile inauguró hoy una nueva línea de llenado de clase mundial para sus néctares Andina del Valle, la que a través de una tecnología 100% aséptica (APET) aumentará la velocidad del proceso entregando un mejorado producto final.

En términos medioambientales la inversión permitirá disminuir en 40% el plástico que se utiliza en los empaques de esta marca. De acuerdo a estimaciones de venta para 2018, esto se traducirá en una reducción de 1.730 toneladas de este material al año. Los envases de Andina del Valle tendrán una nueva presentación, con una innovadora botella que incorpora  ecodiseño en su desarrollo. Se trata del segundo envase que cuenta con el sello “Bajo en Residuos”, avalado por el Ministerio de Medio Ambiente.

La línea APET, que se encuentra en proceso de obtener la certificación LEED, tiene importantes beneficios medioambientales. Destacan el ahorro de 40% de agua potable en sus instalaciones y la disminución del consumo energético en un 14% gracias a un sistema de iluminación de bajo consumo y calderas de alta eficiencia. En materia de emisiones, esta tecnología reducirá más de 200 toneladas de CO2 anuales.

La inversión de US$40 millones se realizó a través de la sociedad Coca-Cola del Valle -que integran Coca-Cola Chile, Coca-Cola Andina y Coca-Cola Embonor respectivamente- aumentará en 25% la capacidad productiva de la planta.

Presente en Europa y Asia, esta tecnología llega por primera vez a Latinoamérica a la planta de Coca-Cola Andina en Renca. Para su puesta en marcha, un equipo de hombres y mujeres viajó a Rumania y Alemania a capacitarse y conocer, entre otros aspectos de esta tecnología, sus sistemas de aislación microbiológica y sus eficiencias ambientales.

Durante la ceremonia de inauguración de esta nueva línea de producción, el ministro de Economía, José Ramón Valente, recalcó la importancia de iniciativas como esta, donde además de la inversión, la empresa se encarga de capacitar a trabajadores chilenos en las tecnologías más avanzadas en el mundo.

“Aquí tenemos tecnología de vanguardia, capacitación de excelencia para trabajadores y un especial cuidado con el medioambiente y la sostenibilidad de los procesos. Estas son las inversiones que nuestro país necesita y que en el Gobierno del Presidente Piñera queremos potenciar. Paso a paso, los resultados comienzan a llegar a la ciudadanía, ya los estamos viendo con empleados más capacitados que tendrán más y mejores oportunidades”, dijo la autoridad.

En una primera fase, APET estará presente en los envases de 1,5, 2 litros y 300 cc y su gran ventaja es permitir que el embotellado se realice a temperatura ambiente, lo que  se traduce en beneficios organolépticos y en mejoras de aroma y sabor.

“Somos una compañía total de bebidas, por lo que nuestro objetivo permanente es ofrecer productos para satisfacer todas las necesidades y gustos de nuestros consumidores. La categoría de néctar necesitaba una innovación y la estamos haciendo de acuerdo con una tendencia que ya está instalada: productos con un sabor superior, un mejor empaque y con valor sustentable”, señala Daniel Vercelli, Gerente General de Coca-Cola Chile.

En la actualidad existe pleno consenso entre académicos y expertos ambientales en cuanto a la necesidad de avanzar en materia de ecodiseño y desarrollo de empaques cada vez más sustentables. Lo anterior, basado en el concepto de que los residuos son un “error de diseño” y que es responsabilidad del propio fabricante resolverlo, en línea con los objetivos que perseguirá la recién promulgada Ley de Responsabilidad Extendida del Productor (REP) en nuestro país.