Cada bebida tiene su ritual a la hora de servirse. Si se sigue correctamente este rito, se puede disfrutar del sabor en todo su esplendor. Coca-Cola, por supuesto, tiene el suyo propio… y estos son los cinco pasos para servirla a la perfección:

1. Tres grados centígrados es la temperatura perfecta para disfrutar de todo el sabor de Coca-Cola.

2. El vaso ideal: una Coca-Cola perfecta deber servirse en un vaso de boca ancha, preferiblemente el vaso contour, que permite que la explosión del aroma y el frescor de las burbujas llegue a la nariz.

3. La regla de los dos tercios: Ni mucho ni poco hielo. La tradición sigue la norma de llenar de cubos grandes y macizos 2/3 del vaso.

4. Media rodaja de limón: aunque es opcional, una Coca-Cola con una rodaja de limón forma parte del ritual y aporta notas cítricas, acentuando el efecto refrescante.

5. El arte de abrir y servir: Coca-Cola siempre debe servirse inclinando la botella levemente, formando un ángulo de 45 grados.