Los Kapo Animados marcaron toda una época y regresan este 2018 para celebrar los 40 años del icónico jugo que fue creado en Chile a fines de los ‘70. A lo largo de su historia, este emblemático producto nunca ha perdido su popularidad, gracias a su bajo precio y cómodo formato.

En la retina de los televidentes de la década del ‘90 quedó grabado el comercial que comenzaba con Mick Naranja haciendo un solo de guitarra y cerraba con todos los personajes inspirados en las frutas del tradicional jugo chileno cantando en el escenario: “¡Kapo, el sabor animado!”.

Este 2018, la emblemática marca cumple cuatro décadas refrescando a distintas generaciones. Y para celebrarlo, Coca-Cola rescató del baúl de los recuerdos las figuritas de aquella icónica campaña, que volverán a los envases para seguir conquistando al segmento teen y, al mismo tiempo, apelar a la nostalgia de los adultos que en ese entonces eran colegiales y llevaban su Kapo en la mochila.

En este cambio de folio, la apuesta es recuperar el diseño que tenían los envases durante la era de oro de los Kapo Animados, con renovadas versiones de los ídolos de siempre: Mick, Jay, Willy y Eugenio. Los personajes de los cuatro sabores quieren demostrar, con su flamante regreso, que no han pasado de moda.

Mick Naranja y su guitarra son inseparables. Vive en Detroit, capital del rock, y es seco para cantar en la ducha y tocar la guitarra en conciertos en vivo. Jay Manzana Jr. es el deportista del grupo, el chico de las emociones fuertes. Se pasea por su ciudad, Los Ángeles, haciendo piruetas arriba de sus rollers o haciendo cualquier deporte arriesgado.

Willy Piña es el más relajado de todos. Como buen surfista jamaicano, su ambiente son las playas y es un seductor al que le encanta pololear. Mientras que Eugenio Frambuesa siempre está frente al computador. Es el geek del grupo, que nació en Silicon Valley, California, capital de la tecnología.

Producto chileno

El jugo Kapo fue desarrollado en Chile en 1978, como una cómoda solución para la colación escolar. Comenzó como una bebida que se vendía en todos los almacenes y que prácticamente no tenía competencia en el segmento de los jugos preparados.

Siempre ha sido un producto de bajo precio, accesible y cómodo de llevar. De hecho, es la bebida más económica de todas las que vende Coca-Cola Chile, pero no por eso deja de ser transversal su consumo en los distintos segmentos socioeconómicos. Además, acorde a los desafíos de salud, el Kapo de hoy es libre de sellos.

Kapo representa el 4% de las ventas del stills -o bebidas sin gas- de Coca-Cola Chile y la apuesta es a que siga creciendo, tanto en el canal tradicional como en los supermercados, en sus dos tamaños: 200 y 252 ml. Incluso en la Compañía hay planes de exportar la marca a mercados nuevos como Perú y Bolivia.

Entre las huellas que ha dejado Kapo en los consumidores pueden contarse su inconfundible envase -un sachet blando y liviano, ideal para reciclar-; el haber sido pionero en poner la bombilla dentro del contenedor -para evitar entregarla suelta-; o sus sorteos de juguetes asociados al desafío de juntar las esquinas del envase.

En la memoria siguen vivos los recuerdos de las promociones veraniegas de ayer, en que las puntas recortadas y unas pocas monedas daban derecho a canjear los Kapo Chorros, unas pistolas de agua con la forma de los personajes de Kapo; o los Kapo Goms, figuritas pegajosas para lanzar que marcaron la infancia de muchos.

Hoy, en la era de la tecnología, Kapo apuesta por estar siempre conectado con sus fans y por eso tiene presencia en redes sociales, con su cuenta de Instagram kapo_cl o su canal de Youtube, donde Jay, Mick, Willy y Eugenio han vuelto a ser los reyes de refrescantes aventuras.