Para garantizar que los productos de Coca-Cola lleguen hasta el último rincón de la Isla de Chiloé se requiere una logística especial. El clásico camión rojo recorre extensas carreteras, cruza canales en barco y distribuye a lanchas,que a su vez entregan a las pequeñas comunidades isleñas. Journey acompañó laruta de distribución desde su salida en Castro y recorrió los más bellos paisajes del sur de Chile.