Viste overol rojo, usa una máscara con la cara de Salvador Dalí y pertenece a la banda más famosa de la televisión actual. Oslo, el más musculoso y duro de los asaltantes de “La casa de papel”, prepara sus maletas para venir a Chile.

Los días 30 de junio y 1 de julio, los fanáticos chilenos podrán conversar y sacarse fotos con uno de los actores de la producción de habla hispana más vista en la historia de la plataforma Netflix. El Teatro Coca-Cola recibirá al primer actor de la serie española que llega a Chile.

Roberto García -quien además es fisicoculturista y personal trainer- se hizo conocido tras representar al serbio Oslo, uno de los corpulentos “siameses” de la mítica banda que se propone el atraco más grande y sofisticado contra la Casa Nacional de Moneda y Timbre de España.

“La Casa de Papel” es la serie de habla hispana más vista en la historia de Netflix. 

Para mantener su físico característico, Roberto asegura que la disciplina deportiva ha sido clave. Y se lo toma tan en serio que está preparándose para un campeonato de culturismo en España. Así, entre la actuación y el gimnasio, prácticamente no descansa: “mi trabajo y ritmo de vida no me permiten dormir mas de seis horas al día”.

Desde su casa, confiesa a Journey que está ansioso por aterrizar por primera vez en Sudamérica y conocer a los seguidores chilenos de la serie, en un encuentro que será parte de la Expo Cool y que promete revelar detalles inéditos de su participación en “La Casa de Papel”.

¿A qué crees que se debe el éxito de la serie?

Siendo honesto, no tengo idea. En España no tuvo mala audiencia, pero estuvo muy lejos del éxito que se ha visto en otros países, como Chile, Brasil, Argentina, Ecuador o Turquía. Si tuviera que decir algo, creo que el guión es tan original que ha sido el causante de su éxito.

¿Cómo llegaste a ser Oslo en “La casa de papel”?

Llegué de una forma muy curiosa. La productora buscaba un personaje de aspecto duro, fuerte, algo no visto normalmente en televisión. Y una persona que trabajaba en los decorados de la serie me conocía; entonces se pusieron en contacto conmigo y fue un flechazo en cuanto me vieron. Fue más un golpe de suerte que un casting.

¿Cuánto ha cambiado tu vida después del fenómeno mundial de la serie?

No hay exactamente un antes y un después. Mi vida sigue prácticamente igual, trabajando en mi gimnasio 14 horas al día. Lo único que ha cambiado es que ahora me paran de vez en cuando para pedir una foto o conversar un rato. Que la gente me reconozca por la calle me da un poco de miedo, en el sentido de que una vez que me vean, sientan que esperaban algo más. Por eso espero no decepcionar en Chile.

¿Y tu carrera? ¿Cómo se ha beneficiado con “La casa de papel”?

En cuanto a mi faceta de actor, he rodado publicidad y tengo algún casting pendiente para series españolas. Soy consciente de que mi físico no es habitual en el cine o la televisión y, es más, debo decir que este aspecto me cierra muchas puertas en cuanto a personajes. Los directores no apuestan por un actor fisicoculturista. Pero soy así, diferente, y no cambiaré.

¿Qué sabes de Chile?

Con mi visita espero conocer su cultura y relacionarme con los ciudadanos de a pie para intercambiar impresiones. Estoy seguro de que será una visita muy grata en la que habrá aprendizaje, intercambio y buen ambiente. Estoy realmente impaciente.

¿Y qué esperas del encuentro con los fanáticos de la serie?

De los fans chilenos espero recibir tanto cariño como el que yo les voy a dar. Digamos que, durante esos días, Oslo pertenece a Chile.