El Vicepresidente de Marketing de Coca-Cola para América Latina conversó con la prensa regional sobre la pandemia, las acciones de la Compañía para seguir cerca de los consumidores y las comunidades, y dio detalles de la nueva campaña global.

“La crisis por el Covid-19 es realmente global: no hay un solo lugar que no haya sido impactado por ella. Es un desafío sin precedentes”. Así resume Javier Meza, Vicepresidente de Marketing de Coca-Cola para América Latina, los tiempos agitados que vive el mundo entero tras un 2020 marcado por la pandemia y un 2021 envuelto en la “nueva anormalidad” cómo él la llama.

Ante la incertidumbre que plantea el escenario, desde la Compañía buscaron maneras de ofrecer un compromiso renovado con las comunidades. Y sobre eso se explayó Javier, en conversación remota con medios de prensa de Argentina, Paraguay, Uruguay, Chile y Bolivia: “La receta que aprendimos en otros momentos difíciles y que aplicamos para esta pandemia fue la de establecer pocas prioridades, una estrategia que permite cuidar la cadena de suministro de modo que la producción y la distribución puedan moverse sin sobresaltos”.

“Pero eso no es todo”, aclara Javier, “otro punto clave fue asegurarnos de que, en medio de esta crisis, nuestras marcas continuaran siendo relevantes para la gente, que nuestra propuesta de valor siguiera estando en sintonía con ellos”.

Durante todo 2020 la sociedad atravesó diferentes etapas, y la Compañía siempre buscó la forma de acompañar las necesidades de los consumidores y los integrantes de su cadena de valor; así, por ejemplo, la plataforma regional Juntos Salimos Adelante impulsó un programa de apoyo a la reactivación de pequeños comercios. “Son tiempos de emociones encontradas, de apertura y cierre de cuarentenas, de sentir que ya pasamos lo peor pero a la vez se viene la segunda ola… hay días que los consumidores están esperanzados y otros que están derrotados”, reflexiona Javier.

Ahora, en 2021, la Compañía tiene la mira puesta en renovar la esperanza y en apostar por abrazar el cambio. Así surgió la campaña Juntos para algo mejor, una invitación resiliente a repensar el mundo de aquí en adelante, a estar abiertos a nuevas realidades y a encontrar la mejor versión de cada uno.

“Si lo miramos bien, es mucho de lo que Coca-Cola siempre habló en estos 134 años: autenticidad, conexión, inclusión y optimismo”, resaltó Javier, y ahondó: “Por eso las primeras respuestas a la campaña fueron tan positivas: en definitiva, el mensaje es genuino a la marca”.

Parte de la pieza audiovisual de la campaña Juntos para algo mejor

Una región abierta a algo mejor

A la hora de poner el foco específicamente en América Latina, Javier se muestra confiado en que el mensaje calará hondo en los consumidores locales: “La marca tiene una presencia muy fuerte en la vida de la gente, una conexión emocional más desarrollada que en otras partes del mundo. Eso nos da mayor credibilidad para hablar de temas como los que plantea Juntos para algo mejor”.

Asimismo, y apelando a su gran conocimiento sobre la región, está convencido de que la nueva activación de la campaña, “Alfabeto”, será un éxito. “En el mundo latino somos más gregarios que en el anglosajón, y eso nos permite un juego como este, de invitar a los consumidores a inspirarse con nuestros empaques para compartir y encontrarse”.

Alfabeto es una de las iniciativas en el marco de la campaña global Juntos para algo mejor

Es que para Javier, y más allá de dónde vivamos, o el idioma que hablemos, a fin de cuentas hay sentimientos que son universales y reúnen a todas las personas, y es ahí adonde esta campaña global busca llegar: “Lejos de desaparecer, en esta pandemia los valores humanos de resiliencia, esperanza y unión ganaron en relevancia. Si somos fieles a estos valores, tendremos un punto de conexión con la gente”.