El té tiene una historia milenaria, aunque supo evolucionar con el tiempo. Ahora, hasta se la considera una bebida muy “cool” y  cada vez más personas eligen un té helado para refrescarse cuando el calor va en aumento.

Te invitamos a conocer un poco más acerca de este nuevo giro en la historia de la deliciosa infusión.

¿Y si le ponemos hielo?

Existen diversas versiones de cómo se inventó el té helado, pero se han encontrado recetas para prepararlo en libros tan antiguos como el Buckeye Cookbook de Estelle Woods Wilcox, publicado en 1876, o el Housekeeping in Old Virginia de Marion Cabell Tyree, que vio la luz en 1877.

Sin embargo, cuenta la leyenda que fue en Misisipi, Estados Unidos, en el año 1904, cuando el público probó por primera vez esta refrescante bebida.

Se dice que todo comenzó en un caluroso día de verano en Bay Saint Louis, cuando la ciudad atrajo cientos de turistas que asistieron a su famosa Feria Mundial, donde varios emprendedores buscaban dar a conocer sus productos.

Uno de ellos era Richard Blechynden, un entusiasta inglés que representaba a cultivadores de té de la India. Aunque tenía mucha fe en su producto, rápidamente se dio cuenta de que nadie quería tomar un té caliente bajo los intensos rayos del sol. Pero Blechynden notó que había hielo en un puesto de comida cercano y se le ocurrió la idea.

Compró varios bloques congelados y, junto a sus empleados, puso manos a la obra para enfriar la bebida, logrando un gran éxito, pues todos los asistentes querían probarlo. Y así nació el té helado... o quizá no.

Porque según da cuenta una nota del periódico Nevada Noticer, publicada en 1890 (14 años antes que la mencionada Feria Mundial), en una  una reunión de excombatientes confederados celebrada en Nevada, Missouri, se cocinaron más de 5 mil kilos de carne y se tomaron 3300 litros de té helado.

Cualquiera que sea su origen sin duda esta bebida llegó para quedarse. Hoy en día nuestro portafolio alrededor del mundo se hizo eco de esta tendencia e incluye al popular Fuze Tea, para refrescar los mejores momentos.