Dentro de los productos del portafolio de Coca-Cola Chile, el agua es la categoría que más fuerte crece, en especial el agua saborizada que constituye la definición de innovación por excelencia. El agua Benedictino se dejó encantar por el dulzor de la fruta y apostó por cuatro nuevos sabores.  

¡Llegó el color y sabor de la fruta a Benedictino! Ya está a disposición de los chilenos la nueva variedad de aguas purificadas, con cuatro sabores frutales distintos, en versiones dulces y cítricas pensadas para distintos consumidores y ocasiones.

Los anaqueles de supermercados y las cartas de restaurantes han diversificado cada vez más su oferta de aguas, ofreciendo nuevas líneas de aguas purificadas, con diversos ingredientes que le otorgan dulzor, frescura y ricos aromas. Con motivo de esta tendencia, llegaron las nuevas Benedictino-Sabores.

La marca quiso ofrecer opciones para quienes buscar experiencias nuevas, incorporando los sabores Pomelo-Menta y Limonada-Jengibre, y sumó también  Manzana y Pera, dos clásicos en la preferencia del consumidor. 

Son aguas perfectas para las personas que cuidan su salud y que están buscando hidratarse, pero que a la vez quieren un producto rico, liviano y sin azúcar añadida. El envase personal es ideal para la mochila o el morral de la bicicleta, mientras que la botella familiar bien helada puede refrescar una junta de amigos en verano.

¿Y qué diferencia tiene con un jugo? Benedictino-Sabores es agua saborizada que mezcla agua purificada con un toque de jugo de frutas. La concentración de fruta es otra, por lo que la experiencia de hidratarse con Benedictino es distinta.

La categoría que más crece

Innovar está en el ADN de Coca-Cola en Chile y el mundo, de ahí la importancia de diversificar el portafolio de productos para cubrir nuevas necesidades de consumo. Por eso Benedictino-Sabores, por ejemplo, se pensó también como una alternativa de hidratación para quienes estén pensando en hacer una transición hacia la naturalidad del agua.

Si a ello le sumamos el crecimiento de la cultura de vida sana, la mayor afición por actividades al aire libre y la preferencia de productos más naturales, entonces el gusto por las aguas, con sus distintos orígenes, formatos y versiones, se seguirá consolidando.

Con sus nuevos sabores, Benedictino apuesta a seguir creciendo, porque es de las marcas de agua más queridas por los consumidores chilenos y reconocidas por los expertos. De hecho, el año pasado fue elegida como la mejor agua purificada de Chile, distinción que le entregó la Guía de Aguas 2019.