Coca-Cola Chile cumple 76 años en Chile y lo celebra en grande. Y esa celebración tiene como protagonistas a las personas, que son finalmente quienes han motivado su constante innovación.

Por lo mismo, este aniversario coincidió con el lanzamiento de una campaña corporativa que tiene como eje el recorrido histórico de una Compañía que ha logrado conectarse con las necesidades y las tendencias, y ser capaz de escuchar y empatizar con lo que hoy quieren sus consumidores.

“Estamos en un trabajo sostenido de renovación de nuestras recetas, retirando azúcar y buscando productos que estén libres de sellos. En esa línea hemos realizado 32 reformulaciones en los últimos dos años, lo que implica que hoy tenemos 80 productos en el mercado, de los cuales un 95% es bajo o sin azúcar. Y en 2017 tuvimos dos hitos muy importantes en ese sentido. Primero, la reformulación de Sprite y Fanta, que son nuestras marcas número dos y tres y a las que les retiramos en 50 y el 60% del azúcar respectivamente. Y quisimos ir más allá, y retiramos el azúcar añadida a todo el portafolio de Aquarius, a pesar de que no tenía sellos. Eso significó que, en todas sus variedades, el promedio de azúcar sea hoy de 0.5 gramos por porción, lo que es muy importante, ya que es una prueba de que no sólo nos movemos de acuerdo con la norma establecida, sino que queremos ir siempre un poco más lejos”, explica Paola Calorio, Directora de Comunicaciones y Asuntos Públicos de Coca-Cola Chile.

La innovación siempre ha estado en el ADN de la Compañía. Y ejemplos hay varios: en 1992 introdujo la bebida Diet, cuando este ni siquiera era un concepto de salud y casi nadie hablaba del tema. Y avanzó más allá con Light y Zero. Coca-Cola está en constante movimiento. “Si bien este es un proceso histórico, en los últimos años se ha acelerado, porque la misma sociedad avanza rápido y los tramos de innovación son más breves. Y nosotros, por el tipo de Compañía que somos, tenemos que liderar esos procesos y creo que lo hemos logrado. Y eso no sólo por el cambio de recetas, sino que, se inicia con Masterbrand, en 2016, cuando comenzamos un proceso muy revolucionario que implicó cambiar nuestra identidad gráfica, nuestra publicidad, que históricamente se dedicaba en un 70% a Coca-Cola original y que hoy está enfocada en el portafolio completo y con mucha fuerza en los productos bajos o sin azúcar y a mejorar nuestra distribución para llegar con todo nuestro portafolio a los 120 mil clientes en todo Chile”, dice Paola.

Si hubiese que elegir un mensaje que esta campaña quiere destacar, es que Coca-Cola está contantemente escuchando a sus consumidores e innovando en sus productos para ofrecerles una opción de hidratación para cada momento del día, y ser así parte de sus vidas. Así lo resume Paola Calorio: “queremos ser un actor relevante de la comunidad, porque somos parte de ella desde hace 76 años y queremos contribuir desde ese lugar con nuestros productos, pero también desde el quehacer de nuestra Compañía”.