La empresa Botela tiene años de experiencia trabajando con telas sustentables hechas con fibra de plástico de botellas, con las que confecciona bolsos, mochilas y otros accesorios. A partir de 2021, decidieron dar un salto y entrar en la industria de la moda con su primera línea de poleras para hombre, una acción que contribuye a vivir en Un Mundo sin Residuos.

En el mundo de la moda, el concepto “fast-fashion” define la producción y consumo masivo de ropa en un tiempo reducido, hábito poco sustentable si se piensa en los efectos que eso tiene en el ambiente. Según Naciones Unidas, el negocio del vestir produce un 20% de las aguas residuales del mundo y el 10% de las emisiones globales de carbono.

Para enfrentar ese problema es que ha surgido la ropa sustentable, prendas que están hechas con materiales que antes fueron otra cosa, pero que no tienen nada que envidiarle a la ropa normal. Tal es el caso de las telas hechas con botellas recicladas post consumo, que se usan como materia prima para la industria textil.

“La industria textil es de las más contaminantes del mundo y ahí está el desafío de transformar la moda y el vestir en algo totalmente sustentable”, explica Arturo Vial, fundador de la empresa chilena Botela, que fabrica bolsos, mochilas y otros accesorios a partir de envases de plástico, pero que ahora innovará con su primera línea de poleras para hombre.

El proceso de la transformación de las botellas comienza cuando llegan a la planta de reciclaje, donde se trituran y se transforman en un pellet que se usa para producir un hilo delgado. Al ser de plástico PET, ese hilo tiene mucha resistencia y es un material estable que sirve para confeccionar muchos modelos de telas distintos.

Con el PET reciclado no solo se producen fibras textiles sino una amplia gama de productos. En Chile, hay empresas que producen y venden contenedores para la industria frutícola, envases para comida envasada, escudos faciales y alfombras, entre otros productos.

Diez botellas por polera

La primera línea de ropa hecha con botellas recicladas que lanzó Botela al mercado local está pensada en un público que no solo quiere vestirse bien, sino también cuidar el planeta con sus hábitos de consumo. Se trata de una colección de poleras de hombre pensadas en el uso diario e informal, disponible en tres colores: blanco, azul y gris.

Cada pieza de ropa está confeccionada con plástico reciclado equivalente a 10 botellas de 591 ml. La tela es similar al algodón en términos de tacto y suavidad:  está compuesta en un 95% de botellas plásticas recicladas y un 5% de spandex, componente que le da elasticidad al material. “Y tiene la misma duración que una polera de algodón”, aclara Arturo. Así, este tipo de acciones contribuyen al compromiso global de la Compañía Coca-Cola de vivir en Un Mundo sin Residuos.

“Somos los primeros y únicos en confeccionar este tipo de ropa en Chile, es un super buen desafío y nos encantaría que resulte bien para poder expandirnos no solo en más poleras sino en otras piezas, porque creemos que este es el camino”, comenta el creador de Botela, que ya está ideando una siguiente línea de poleras con estampados similares a los que usan para sus mochilas y bolsos. La idea es seguir innovando en ropa sustentable, porque “es parte de nuestro ADN ser jugados y lanzados, pero lo hacemos más por consciencia con el planeta que por cantidad de ventas”, finaliza Arturo.

Diez botellas de 591ml se reciclaron para que Botela confeccionara cada polera de su nueva colección