Ted Ryan es el Director de Comunicaciones Patrimoniales de The Coca-Cola Company y una de las piedras angulares de la Compañía, a través de su trabajo, es preservar un legado y una historia que va de la mano con la evolución de sus consumidores y del mundo. En esta entrevista conocemos un poco más acera de su apasionante labor.

¿Cómo es un típico día suyo?

La belleza de mi rol es que no hay un día típico. Nunca se me han repetido dos días. Cada día es un poco diferente, y no hay dos mercados que traten los materiales de la misma manera. Si hay algo típico, es responder a las solicitudes de los equipos de marketing, legales y de relaciones públicas, y ocasionalmente también a un investigador externo.

¿Qué tan seguido revisas los archivos?

No tanto como cuando era el archivista de procesamiento. En ese tiempo, saqué cosas de una carpeta, las puse en otra libre de ácido, escribí una etiqueta, la pegué en una caja y luego la puse en el estante. Ahora tengo dos empleados de tiempo completo que trabajan conmigo, así que voy a los archivos dos o tres veces por semana.

¿Siempre has tenido pasión por la historia y Coca-Cola?

Desde que tenía 11 años sabía que iba a estudiar historia, además, crecí en Atlanta, por lo que siempre ha estado en mi sangre amar a Coca-Cola. Después de una pasantía en los Archivos Nacionales, conseguí un trabajo en la Sociedad Histórica de Atlanta, donde era curador de fotografías donde pronto comencé a curar exhibiciones.

La primera vez que me llamaron de Coca-Cola rechacé el trabajo que me ofrecieron, porque me iba a Escocia a una exposición que estaba curando sobre el famoso golfista Bobby Jones, una oportunidad que no podía rechazar. Me llamaron nuevamente y me dijeron que me darían un día más. Mi esposa me llamó y me dijo que no podía perderme esa oportunidad, así que lo acepté. Eso fue hace 17 años y me siento un afortunado.

¿Cuál es tu pieza favorita de Coca-Cola?

El comercial 'Hilltop', sobre el cual he investigado tanto. Mi artículo favorito es el póster 'Yes Girl', que es la publicidad por excelencia de Coca-Cola. Una palabra y tienes todo lo que necesitas saber. Una vez hicimos un desafío a nuestro equipo y le preguntamos: ‘si pudiera salir con cinco cosas, ¿qué te llevarías?’. Yo me llevaría eso.

Publicidad de 1946 'Yes Girl'

¿Sabías que el anuncio de Hilltop iba a aparecer en Mad Men?

Sí, y no puedo decir lo difícil que fue mantenerlo en secreto. No me enteré formalmente hasta algunos meses antes que ese capítulo saliera al aire. Algo sospeché un tiempo antes cuando de la productora de la serie vinieron a buscar versiones de mayor calidad del anuncio. Todo lo que sabía era que era para un programa de televisión.

¿Cómo organizan los archivos?

Tenemos un sistema en línea donde tratamos de agrupar cosas. Todos los recuerdos en 3D que las personas aman y conocen, se agrupan en la misma área porque a la gente le encanta verlos durante los tours. Tenemos estanterías móviles en los archivos, que sólo tienen un metro de espacio en el pasillo, así que presionas un botón y ves una fila de bandejas, radios y refrigeradores… es realmente impresionante.

¿Cuál es el artículo más interesante que hayas archivado recientemente?

Es de Londres y ni siquiera sabíamos que existía. Es un disco de Coca-Cola pirateado de Jimmy Hendrix. Alguien me envió un enlace en eBay y pensé, ¿es eso real? Tenemos un presupuesto de adquisiciones, así que lo compré, creo que pagué 500 dólares...

¿Cuál es el artículo más valioso dentro de los archivos?

El artículo más valioso no está en nuestros archivos, es la fórmula secreta. Está en el World of Coca-Cola y no tiene precio. Las pinturas de Norman Rockwell serían probablemente los artículos más valiosos en términos monetarios, porque desde hace unos diez años su obra comenzó a ser apreciada por su mérito artístico. Sunday Supper se vendió hace un par de años en Christies por US$ 37 millones. Desde entonces, el valor de Rockwell como artista se ha disparado.

Arte publicitario de Norman Rockwell en Coca-Cola

¿Qué opina tu familia y amigos acerca de tu trabajo?

¿La verdad? Todos están envidiosos porque se ve muy atractivo y genial. Yo amo lo que hago y en mi familia, siempre decimos que podríamos enseñar historia a través de la publicidad de Coca-Cola.

¿Cuál es el mejor consejo que te han dado?

Nuestro ex presidente y director de operaciones, Donald Keough, solía decir que su trabajo era hacer que la marca fuera un poco más brillante cada día, y eso es lo que estoy tratando de hacer.