En tiempos de alta movilidad profesional, el caso de María Nella Donoso es una excepción a la regla: lleva 40 años en Coca-Cola Chile. Ella adjudica la clave de su permanencia a que la Compañía valora mucho el buen ambiente laboral y confía en el talento humano.

Cuando en 1978 la convocaron para hacer una práctica profesional en la Compañía como secretaria, el proceso fue tan exitoso que se extendió con el paso de los meses. Dos años después, María Nella Donoso estaba contratada y comenzaba una ejemplar historia de crecimiento profesional.

“Estos 40 años en Coca-Cola han sido mi vida. Cuando llegué, tenía una personalidad súper extrovertida y especial, así empecé a conquistar a cada persona de cada área y nunca más salí”, reconoce Nella, quien con los años iría asumiendo nuevos desafíos hasta transformarse en la encargada del Centro de Respuestas al Consumidor (CRC) para todo el Sur de Latinoamérica.

Hoy su rol es crucial: de ella y su equipo dependen el funcionamiento del sistema que se encarga de dar respuesta satisfactoria a las consultas y requerimientos de los consumidores, no sólo en Chile, sino también en Argentina, Perú, Bolivia, Uruguay y Paraguay. “Siento que tengo el talento para liderar el Centro de Respuesta al Consumidor de Coca-Cola en la región y eso ha sido muy valorado en la Compañía”, confiesa.

Ella asegura ser de otra generación, “de esa en que la gente se quedaba muchos años en los trabajos” y es consciente que hoy ese escenario es distinto, porque sus propios compañeros profesionales valoran mucho más la movilidad. ¿Cuál es la clave entonces para llevar tantos años? Nella asegura que tiene que ver con sentirse reconocida como mujer profesional, con tener la posibilidad constante de ir ascendiendo y con que el ambiente laboral en Coca-Cola Chile “es de cariño, de apoyo y eso a mí me fascina”.

“Acá llegué jovencita, me casé, nacieron mis hijos, ellos fueron a la universidad, se graduaron, se casaron, tuvieron hijos, ahora soy abuela y sigo acá. Y siento que sin Coca-Cola no habría sido tan feliz”, dice orgullosa.

Motivada y alegre

María Nella circula sonriente por los pasillos de Coca-Cola. Es una persona querida y respetada no solo por su experiencia, sino también por su personalidad cálida y empática. “Para mí es toda una partner”, dice Ricardo Jara, Encargado de Administración y Seguridad de Coca-Cola en Chile, Perú y Bolivia. Ambos se conocen desde 1983 y hoy son vecinos de escritorio en la oficina.

“Ella adora lo que hace, las 24 horas del día y los 7 días de la semana, porque puede estar durmiendo, pero sigue pensando en Coca-Cola; le brillan los ojitos cuando está acá”, reconoce Virgina Abuhadba, secretaria de la Gerencia General de Coca-Cola y compañera de trabajo de Maria Nella desde hace 33 años.

Virginia destaca el enorme mérito de que Nella iniciara su carrera en Coca-Cola como secretaria y con el tiempo llegara a ser la responsable del Centro de Respuestas al Consumidor. “Ella tiene un don maravilloso en su personalidad, que le permitió acceder a ese cargo de atención al consumidor que le dio un giro completo a su carrera”, sostiene.

Fernando Vásquez, analista del CRC, trabaja codo a codo con ella desde hace cuatro años y subraya su capacidad para motivar a sus equipos: “La Nella tiene un liderazgo bastante cercano y te invita a que te sientas parte del grupo. Además, es alegre y siempre tiene una palabra optimista para compartir”.