Las 1.200 cajas de ayuda que donó Fundación Coca-Cola ya están viajando hacia distintas ciudades del país, en un operativo de entrega que las distribuirá entre los recicladores de base más afectados por la pandemia. La Corporación Cultiva, en alianza con la Asociación Nacional de Recicladores y la ONG Cempre-Chile, se está encargando de gestionar los envíos.

Cuando se abrieron las puertas del centro de acopio de Peñalolén, en plena Avenida Grecia, lo primero que hizo Alejandro Mena, reciclador a cargo, fue sanitizar todos los rincones con un rociador desinfectante. Todo tenía que estar listo para la llegada de las primeras cajas de alimentos que la Fundación Coca-Cola destinó a 1.200 familias de recicladores de Chile, con el objetivo de darles apoyo ante los embates de la pandemia del coronavirus.

Personal de la Corporación Cultiva, ONG a cargo de gestionar la ayuda, comenzó a bajar las pesadas cajas, que mezclan diversos abarrotes -como legumbres, arroz, azúcar y fideos- con artículos de aseo y otros de protección sanitaria. Ahí estaba Soledad Mella, presidenta de la Asociación Nacional de Recicladores, para agradecer el gesto de apoyo para con sus compañeros que peor lo están pasado desde que empezó la cuarentena.

“En este centro de acopio comenzamos a recibir hoy el apoyo de Coca-Cola. En estos momentos, las empresas son nuestras mejores aliadas, porque están permitiendo prestar ayuda a recicladores que están viviendo un momento muy difícil”, expresa Soledad.

La dirigente explica que miles de compañeros suyos han tenido que encerrarse en casa a cumplir cuarentena, por su avanzada edad o estado de salud. A ello se suma que ha caído considerablemente la gestión de residuos en las calles, ya que está cerrada la mayor parte de las industrias donde los recolectores hacían retiros. “Eso ha provocado una merma en los residuos y ha generado una crisis económica grande para los recicladores de base”, aclara la presidenta de la asociación.

“Históricamente ellos han trabajado de manera informal, por lo tanto una vez que se gatilló esta crisis, se quedaron sin trabajo. Hay familias completas que hoy están absolutamente desprotegidas y sin ningún ingreso, porque antes contaban con la venta diaria de sus residuos, que hoy no pueden hacer”, agrega Macarena Maturana, directora de Cempre-Chile (Compromiso Empresarial para el Reciclaje), ONG que trabaja codo a codo con Cultiva y la Asociación de Recicladores, para prestar apoyo a los recolectores.

La Corporación Cultiva se encarga de gestionar la distribución de la ayuda

Cajas de norte a sur 

Las cajas que está distribuyendo Corporación Cultiva a los recicladores contienen más de 25 kilos en alimentos y artículos de aseo. A ello se agrega un kit de elementos de protección personal, para que eviten contagios si van a salir a reciclar. “Su tarea es muy relevante para toda la comunidad, por eso nos importa ayudar a que su labor se reactive, pero de una manera segura y eficiente”, acota Enrique Gellona, Director Ejecutivo de Corporación Cultiva.

La ayuda está siendo rápidamente distribuida en buses por todo el país, en un sistema de entrega donde miembros de la Asociación Nacional de Recicladores recibirán las cajas en sus ciudades, para repartirlas entre los beneficiarios. “La ayuda, que ya estamos moviendo a nivel nacional llegará a familias desde Arica hasta Castro, donde tenemos compañeros del vertedero de Chiloé, que también fueron catastrados y van a recibir su caja”, finaliza Soledad Mella.