Coca-Cola Chile invita a sus consumidores a marcar la diferencia y preferir las botellas retornables para generar un impacto positivo en el medio ambiente.

Existen dos tipos de personas: los indiferentes, que creen que todo es para usar y botar; y los diferentes, que hacen que las cosas de un solo uso dejen de serlo. Con ese mensaje, el spot de la nueva campaña de retornables de Coca-Cola invita a los chilenos a aplicar un cambio de conducta para que todos #SeamosDiferentes.

Chile es el país latinoamericano donde más presencia tienen las bebidas retornables y los negocios de barrio son los que más las venden. Ocho de cada diez hogares han comprado un producto retornable el último año. Lo importante ahora es reforzar este hábito y contagiar a más personas. “Es muy importante ser diferentes en términos de conciencia con el medio ambiente y nuestra proyección es aumentar la penetración de retornables al menos a un 90% de nuestros consumidores”, explica Nathalie Schol, Marketing Portfolio Director de Coca-Cola South Latin.

La Compañía decidió elaborar una campaña para difundir en la vía pública, televisión, radio y medios digitales. El objetivo es invitar a que más consumidores se hagan retornables y sean parte de ese grupo que hoy busca actuar de manera diferente. Porque sin el rol activo de los ciudadanos, la retornabilidad no es posible.

La clave del sistema de retornables está en aprovechar un envase que fue diseñado para un ciclo de uso de varias vidas sin perder su calidad. De hecho, la botella plástica de PET está preparada para dar 12 vueltas en el mercado en promedio, en una media de dos años; mientras que la de vidrio circula 35 veces en cinco años.

Ser diferentes y usar retornables es 100% seguro porque el recorrido es monitoreado de principio a fin dentro de un sistema de “logística reversa”, en el que el mismo camión que lleva las bebidas es el que vuelve a la planta con los envases vacíos. Allí, las botellas pasan por un estricto proceso de revisión, limpieza y esterilización que las deja listas para ser llenadas otra vez.

Uno de los grandes desafíos de la campaña #SeamosDiferentes es propiciar un cambio de conducta en los hábitos de consumo para que la compra de una bebida se convierta en una acción planificada, donde la persona no solo mantenga un stock de botellas retornables en su casa, sino también que recuerde llevarlas consigo cuando vaya al supermercado o al almacén de la esquina.

“Comenzar con una botella de Coca-Cola retornable es una buena manera de empezar a ser diferentes”, dice el spot de la campaña que invita a que todos cambiemos el switch. La pieza, que muestra a personas que también usan bolsas reutilizables y reutilizan muebles en desuso, termina apelando a nuestra propia conciencia: “¿Contamos contigo? ¡Hagamos esto juntos!”.