A propósito del más reciente Reporte de Sustentabilidad de Coca-Cola, el presidente de la Compañía destacó el poder de resiliencia del Sistema y su fortaleza de aquí al futuro. En Chile, la agenda sustentable sigue enfocada firme en sus metas de reabastecimiento de agua, reciclaje, ecodiseño de envases, retornabilidad y educación ambiental, entre otras áreas.

En medio de la pandemia mundial, la tarea de cuidar el planeta no se ha detenido en Coca-Cola. Así lo ratifica el Reporte de Sustentabilidad 2020 de la Compañía, donde se da cuenta de los avances en el mundo de acciones de recuperación de envases a través del reciclaje, reducción de uso de plástico, recuperación de agua en comunidades, entre otras.

“Continuamos nuestros esfuerzos por Un Mundo sin Residuos, incluso en medio de muchas interrupciones temporales. En los mercados que representan el 30% de nuestro volumen global de ventas, ofrecemos opciones de embalaje de plástico 100% reciclado en al menos una marca. Este número creció en 2020 y ahora ofrecemos envases hechos de PET 100% reciclado en alrededor de 30 mercados”, explica James Quincey, presidente y Director Ejecutivo de la Compañía Coca-Cola.

Coca-Cola a nivel global se ha planteado compromisos concretos en cuidado de agua, reciclaje y reutilización y empoderamiento femenino. En agua, el compromiso de Coca-Cola tiene como principio básico reponer el 100% de agua a nivel mundial. “Desde 2010, nuestros programas de agua, saneamiento e higiene han llegado a más de 13,5 millones de personas en todo el mundo”, agrega James.

En el Reporte de Sustentabilidad se ratifica además la visión de tener cero emisiones de carbono para 2050, con el compromiso para 2030 de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 25% respecto de 2015.

La agenda sustentable en Chile

Chile es un buen ejemplo de cómo opera la producción de bebidas pensando en generar un impacto positivo en el ambiente. Por ejemplo, las iniciativas de Water Replenishment de Coca-Cola Chile siguen en la senda de devolverle agua al planeta: hasta 2020, el proyecto de recuperación de bofedales en Alto Tarapacá ha permitido activar más de 400 hectáreas degradadas; en el Jardín Botánico de Viña del Mar se reforestaron 200 hectáreas de áreas verdes para levantar un Parque del Agua; mientras que en el Monumento Natural El Morado y la Reserva Nacional Río Clarillo se inició un plan de recuperación de la cuenca del Maipo.

Además, de la mano de la Corporación Cultiva y el movimiento global It’s Now, la Compañía se la jugó por la reforestación en un contexto más urbano, siendo parte de la iniciativa #6D, la reforestación más grande de la historia de Chile, que permitió que hoy crezcan sanos más 13.000 árboles en el Cerro Renca, pulmón verde de Santiago. Y en materia de accesibilidad de agua segura, la Compañía fue parte del Fondo Innova Agua, a través del que la Fundación Amulén y Coca-Cola Chile para llevar agua potable a cuatro localidades de Chile afectadas por la sequía.

Por otro lado, los recicladores de base siempre han sido aliados estratégicos de Coca-Cola Chile; por eso, la Compañía no dudó en apoyar a más de  1.200 familias de recolectores cuando la pandemia recién comenzaba y después participó en la creación de la plataforma “Recicla en Casa”, del Ministerio de Medio Ambiente, para que recicladores se vincularan directamente con los vecinos para hacer retiros domiciliarios, el cual aumentó en un 200% sus solicitudes.

En cuanto a los envases, siguió activa la campaña para entusiasmar a más chilenos a usar botellas retornables, empaques 100% circulares. Cada vez son más los lugares donde existe el formato, tanto así que se empezaron a vender retornables en tiendas de conveniencia de las bencineras Petrobras y en locales de venta Oxxo. Incluso en agosto del 2020, Coca-Cola Chile hizo una inédita transmisión llamada “¿Quién quiere ser retornable?”, donde se educó a los consumidores de forma lúdica sobre la importancia de reusar las botellas.

Otro aporte ha venido de la mano de la marca Sprite, que cambió por un nuevo envase transparente más fácil de reciclar, y que apostó por su cercanía con los jóvenes para promover la educación medioambiental. ¿Cómo? Lanzando una alianza con el colectivo Tremendas para abrir la Academia Climáticas, iniciativa que está capacitando a 600 niñas y jóvenes de toda Latinoamérica en su lucha contra el cambio climático.

Asimismo, uno de los objetivos que se trazó el recientemente estrenado programa Prospera, iniciativa integral de asesoría y capacitación para almaceneros de Coca-Cola Chile, es contribuir a que los negocios de barrio puedan crecer y, al mismo tiempo, reactivar las economías locales.

¿Quieres saber más de estos temas? Haz click aquí