Fundación Coca-Cola y La Ciudad Posible se unieron a otros actores para identificar cómo funciona el ecosistema de reciclaje en el país y potenciarlo con recursos técnicos y económicos.

¿Cuánto se recicla en Chile? ¿Quiénes son los principales gestores de residuos y cómo se relacionan entre ellos? ¿Qué potencialidad de mejorar y crecer tiene todo ese ecosistema? Esas y otras preguntas motivaron el nacimiento del proyecto Recicla Sumando Inclusión, iniciativa de la Fundación Coca-Cola y La Ciudad Posible, ONG que trabaja por promover ciudades más circulares.

En alianza con el Ministerio de Medio Ambiente, la plataforma regional Latitud R y la Asociación Nacional de Recicladores de Chile (Anarch), el proyecto, que se está desarrollando durante todo 2021, busca reconocer y fortalecer iniciativas de recicladores de base, emprendedores y municipios que estén contribuyendo con una gestión sustentable de residuos domiciliarios.

“Se está haciendo un mapeo de las iniciativas existentes y los actores que están en los territorios trabajando con residuos, con foco en el plástico PET, para saber cómo funciona el ecosistema de reciclaje, potenciar las redes ya existentes y visibilizar las iniciativas que estén siendo exitosas”, explica Donatella Fuccaro, presidenta de la Fundación Ciudad Posible.

La idea no es inventar la pólvora, sino aprender de los actores que reciclan desde hace años y son los que más saben, para ayudarlos a mejorar sus iniciativas. El proyecto ya cumplió la primera parte de su tarea: localizar dónde está y cómo se mueve el plástico que se recupera en la Región Metropolitana. “Gracias a eso ya tenemos identificadas 5.000 toneladas de PET que están llegando a las plantas de valorización para ser recicladas”, aclara Mayling Yuen, socia de La Ciudad Posible.

Además de las toneladas de plástico que fueron identificadas, la iniciativa Recicla Sumando Inclusión tiene otra serie de objetivos ambiciosos de acá a fin de año: beneficiar directamente la gestión de 200 recicladores de base; poner a disposición servicios de reciclaje para al menos 2.000 familias; y sensibilizar a otras 10.000 personas sobre la importancia de reciclar.

Unos 200 recicladores de base se verán directamente beneficiados con fondos del proyecto

Apoyo a la gestión de residuos

La Ciudad Posible y Fundación Coca-Cola desplegarán una batería de recursos para potenciar proyectos de reciclaje de distinta magnitud. Uno de ellos consiste en escoger tres experiencias escalables y replicables de recuperación encabezadas por municipios, gestores o recicladores, para darles soporte técnico y económico. “Serán iniciativas con mucho potencial de recuperación de plástico PET y que estén poco desarrolladas”, precisa Mayling.

Específicamente con los recicladores de base se está desarrollando otra estrategia de trabajo: apoyar de manera concreta a recicladores vinculados a la Anarch, organización que los reúne a nivel nacional; e identificar 12 iniciativas de recuperación que ya estén operando, a las que se entregará un fondo de fortalecimiento enfocado en compra de equipamiento, como enfardadoras o triciclos eléctricos, entre otras inversiones que potencien su importante labor.

Además, la red Latitud R se encargará de rediseñar técnicamente la plataforma Recicla en Casa, iniciativa que fomenta el retiro domiciliario de recicladores y es apoyada por Coca-Cola Chile desde sus inicios. “La idea es tener una plataforma digital con los softwares adecuados que soporten la información y se complemente con un buen plan de negocios, donde se recalculen las tarifas por retiro de reciclaje para homogeneizarlas”, agrega Donatella.

En el marco del compromiso global de la Compañía por Un Mundo Sin Residuos, Coca-Cola Chile trabaja desde hace años en alianza con los recicladores de base y todos los actores que son parte de la cadena de gestión de residuos. Incluso durante la pandemia se desplegó todo un plan de apoyo a los recolectores para contribuir con ayuda a 1.200 familias de recicladores.

Donatella Fuccaro, Presidenta de Fundación La Ciudad Posible