Garantizar el acceso a fuentes de agua potable confiables a millones de personas se convirtió en una prioridad para Coca-Cola África. En esa línea la Compañía acaba de anunciar que su  Iniciativa de Reabastecimiento en África (RAIN por sus siglas en inglés) permitió mejorar el acceso al agua potable a 3 millones de africanos.

RAIN es una de las mayores asociaciones público-privadas centradas en el agua en ese continente: opera en más de 2.750 comunidades de 41 países y cuenta con más de 140 socios que participan activamente. Además del acceso a agua, RAIN empoderó económicamente a más de 23.000 jóvenes y mujeres y logró reabastecer anualmente casi 9.000 millones de litros de agua a la naturaleza.

“Ninguna empresa u organización puede resolver por sí sola los problemas del agua en el mundo", explicó Dorcas Onyango, Directora de Sustentabilidad de Coca-Cola en el sur y el este de África. "Pero a través de asociaciones innovadoras que aprovechan la capacidad de las empresas para generar oportunidades de empleo y espíritu empresarial relacionadas con el acceso al agua y la protección de las cuencas hídricas, podemos proteger y gestionar de manera sustentable este vital recurso".

En Ghana, Malawi y la República de Mali, por ejemplo, el proyecto CARE Water Smart Agricultural, que cuenta con el apoyo de RAIN, apuesta a empoderar a las mujeres campesinas introduciéndolas a prácticas agrícolas sustentables. Al menos 40.000 mujeres se beneficiarán con el aumento de la producción, la mejora en la seguridad alimentaria y el abastecimiento de agua tanto para sus familia como para la comunidad en la que viven.

Copia-de-Foto-3.png

En Sudáfrica, la Compañía Coca-Cola se asoció con The Nature Conservancy y el Fondo Mundial para la Naturaleza para eliminar plantas exóticas invasoras en cuencas hídricas clave y mejorar la gestión de los recursos, incluida una de las cuatro cuencas que abastecen a Ciudad del Cabo. Los proyectos también crean oportunidades económicas y transferencia de habilidades para las comunidades locales.

"El agua está en el corazón de nuestro negocio, por eso la consideramos desde una perspectiva ecológica, social y económica", explicó Onyango. "Además de ser nuestro principal ingrediente, el agua es fundamental en nuestros procesos de fabricación y es necesaria para cultivar los ingredientes de los que dependemos. El agua segura y accesible es también esencial para la salud de las comunidades en las que operamos, crítica para los ecosistemas e indispensable para la prosperidad económica".

La estrategia de la Compañía Coca-Cola para una correcta gestión del agua se centra en abordar los desafíos y riesgos que amenazan este recurso en toda África, centrándose en cinco áreas clave: asociación, empoderamiento económico, protección de cuencas hídricas, fortalecimiento de los servicios públicos de agua y eficiencia en el uso del agua dentro de sus operaciones. 

La estrategia global de la Compañía para el año 2030 está orientada a abordar la crisis mundial del agua mientras el negocio crece de manera sustentable.  "Si queremos hacer frente a la crisis mundial del agua, se requieren medidas audaces tanto a nivel interno, para mejorar nuestra eficiencia en el uso del agua y el abastecimiento, como a nivel externo, para contribuir a la seguridad del agua para todos" concluyó Onyango.