En Chile se recicla menos de un 10% de la basura y todo el resto va a parar al vertedero. Para mejorar ese panorama es clave cambiar los hábitos domésticos: si aprendes a reconocer la materialidad de tus residuos, después no te costará separarlos, lavarlos y llevarlos hasta un punto limpio. Acá te entregamos una guía simple para que apliques en casa.