El plástico reciclado se utiliza para fabricar cada vez más productos, como bolsos para notebook y respaldos playeros realizados con telas que se hilaron a partir de fibra de botellas recicladas de PET transparente.

El verano no sólo es más refrescante con Sprite Clear, también es más sustentable gracias al nuevo envase transparente que es más fácil de reciclar.

Prueba de ella son los bolsos para notebook que fueron confeccionados con telas 100% hechas con botellas recicladas, tanto en su cobertura exterior como en el forro interno; además de respaldos de sillas de playa que llevan un llamativo y cómodo cojín realizado a partir del mismo material de PET reciclado.

La empresa fabricante Botela es pionera en Chile confeccionando productos con tela de botellas plásticas post consumo y su especialidad son los bolsos, mochilas y poleras. Su fundador, Arturo Vial, explica que día a día crece el interés por las telas sustentables: “La industria textil en general está cambiando, nosotros somos los primeros en producir con estas telas acá en Chile, pero es una tendencia que llegó para quedarse”.

Para hacer las telas se separan las botellas recicladas, que luego se trituran y transforman en pellet. De ese material se extrae una fibra plástica que puede transformarse en hilo textil.

En cada bolso de notebook y respaldo de playa confeccionado para la marca Sprite se usó el equivalente a ocho botellas de 591 ml; evitando así que los envases lleguen al vertedero.

Botellas transparentes para telas blancas

La gran razón por la que se decidió cambiar el clásico envase verde de Sprite, es porque el plástico transparente tiene más facilidad de uso en la industria del reciclaje. Coca-Cola Chile hizo la transición al nuevo empaque, enmarcado en el compromiso global Un mundo sin residuos de la Compañía, que propone recolectar y reciclar el equivalente al 100% de los envases puestos en el mercado para 2030.

El fundador de Botela explica que en el ámbito textil también es más eficiente el trabajo con fibras no teñidas: “La mayor cantidad de tela que se usa es de color blanco y para poder hacer esa tela, la mayor cantidad de botellas que se usan son transparentes, así después nosotros podemos hacer los estampados de distintos diseños”.

“Las botellas de color también se pueden reciclar, no hay ningún problema, pero en ese caso el hilo sale de color y su uso es más limitado, por lo tanto que una botella cambie de verde a transparente es mejor porque va a tener más versatilidad para convertirse en otro producto”, agrega Arturo Vial.

Con el PET traslúcido -es decir que nunca ha sido teñido- la gama de destino post reciclaje es muy amplia: además de fibras textiles, en Chile hay empresas que producen y venden contenedores para la industria frutícola, envases para comida envasada, escudos faciales y alfombras, entre otros productos.

Para el cojín del respaldo de playa de Sprite también se usaron ocho botellas reciclables de 591 ml.