Desde los hogares a la producción de nuevos productos. El plástico PET de las botellas de bebidas, jugos y aguas puede ser materia prima para la fabricación de miles de cosas, desde cajas plásticas, hasta ropas y zapatillas.