La ONU instauró el Día Mundial del Reciclaje para recordar la estrategia de las tres “R” y en Chile, instituciones como Kyklos aprovecharon la fecha para reforzar su mensaje sobre la importancia de cuidar el medio ambiente.

En el mundo de la educación ambiental, un escolar es considerado un agente multiplicador crucial. Primero, porque crecerá consciente de la necesidad de preocuparse por el planeta, pero también porque a través suyo el mensaje puede contagiar a profesores, padres y toda su red social.

Esa idea sonó fuerte el pasado 17 de mayo, cuando alrededor se celebró el Día Mundial del Reciclaje, declarado por la UNESCO de Naciones Unidas. El objetivo de la jornada fue recordar la estrategia de las tres “R” -REducir, REutilizar y REciclar- que persigue generar un cambio en el comportamiento de los ciudadanos en pro del cuidado del medio ambiente.

Kyklos es una empresa B que se dedica hace más de siete años a la educación ambiental, por lo que el Día del Reciclaje es una efeméride importante. Con la invitación “¡Súmate al día del reciclaje! ¡Juntos salvemos al planeta!”, la organización hizo circular por Internet y redes sociales un video educativo que difunde una serie de consejos didácticos para reciclar.

“El video enseña acerca del correcto reciclaje, genera conciencia y busca ser atractivo y fácil de compartir. Y lo que buscamos es educar acerca del correcto reciclaje de los residuos, porque -por irrisorio que pueda parecer- son pocas las personas que saben reciclar correctamente los materiales”, explica el Gerente General de Kyklos, Sebastián Herceg.

A través de coloridas animaciones, la pieza audiovisual comparte tips para reciclar a niños y adolescentes. Primero invita a reconocer los puntos verdes dentro del colegio y luego orienta sobre cómo identificar los residuos a reciclar. “Para reciclar botellas plásticas, revisa que sean de plástico PET, encontrando el número uno en la base de la botella. Si es así, saca la tapa, enjuaga su interior con agua y luego aplástala”, dice el mensaje del clip disponible en Youtube.

“Nosotros educamos a través del reciclaje y la reutilización, nos importa darle una segunda oportunidad a aquellos residuos que se consideraban como basura. Con la reutilización trabajamos la autoestima y motivación escolar, mostrando mediante ejemplos concretos que es posible generar cosas nuevas a través de productos ya usados”, agrega Sebastián.

Kyklos sabe que los estudiantes pasan más de 12 mil horas aprendiendo en el colegio, de ahí que sean importantes agentes de cambio. La empresa B los apoya, además, instalando puntos verdes en los establecimientos, donde cada comunidad escolar acopia y segrega seis tipos de materiales: papel, cartón, tapas, botellas PET, latas y tetrapack.

“Los estudiantes de hoy son los que moldearán el mañana, porque además de promover hábitos de consumo sustentable, pueden incentivar a padres y apoderados, a sus familias enteras a ser parte del cambio”, comenta el Gerente de Kyklos, que trabaja con 81 colegios a lo largo de todo Chile.

Coca-Cola Andina se ha convertido en un aliado estratégico de esta empresa, al apoyar a 38 colegios y un jardín infantil de la red Kyklos, para que se transformen en centros de educación medioambiental. Un buen ejemplo es el alcance que ha tenido este programa en escuelas públicas de la comuna de Renca, donde los niños y niñas no sólo han aprendido a REciclar, REutilizar y REducir, “sino -más importante aun- a REeducar a los que ya somos mayores y que no tenemos esa conciencia tan desarrollada”, finaliza Sebastián Herceg.