Durante dos días, Rapa Nui se convirtió en el epicentro de la reflexión sobre el calentamiento global. Coca-Cola fue parte de la Primera Cumbre de Gobiernos Locales por el Cambio Climático y participó además en la reinaguración de una plaza que fue recuperada para el esparcimiento de los niños isleños.

En Isla de Pascua existe preocupación por el cuidado del entorno y la protección de su patrimonio ambiental y cultural. Además de lidiar con la sobrecarga de población flotante, los pascuenses han comenzado a enfrentar otras urgencias: la gestión de residuos, la generación de energía y la disponibilidad de agua potable. De ahí la importancia de que los isleños fueran los anfitriones de la Primera Cumbre de Gobiernos Locales por el Cambio Climático Rapa-Nui 2018, que se celebró entre el 17 y 19 de octubre y de la que Coca-Cola y Coca-Cola Embonor fueron parte.

La reunión congregó a autoridades de los 40 municipios miembros de la Red Chilena de Municipios ante el Cambio Climático, además de una serie de expertos nacionales e internacionales. La instancia de reflexión buscó generar un acuerdo entre los gobiernos locales para luchar de manera eficaz contra los efectos del calentamiento global.

“Hoy la Isla de Pascua recicla el 30% de sus desechos, a diferencia de Chile continental que apenas recicla un 10 por ciento. Fue simbólico que la cumbre haya sido ahí, aunque se discutieron temáticas de todo Chile. Y eso está en línea con nuestra política de Un Mundo sin Residuos y de cuidado del medio ambiente”, dice Daniel Vercelli, Gerente General de Coca-Cola Chile, quien participó del evento.

El fundador de la empresa B TriCiclos, Gonzalo Muñoz, viajó a la Cumbre a exponer sobre la problemática de los plásticos en el medio ambiente. “El cambio climático normalmente es una problemática que se entiende como un tema planetario, que muchas veces cuesta aterrizar. Por eso es fundamental conectarlo con las acciones de los gobiernos locales. Acá el tema se puso en el contexto perfecto, el de los municipios y, aún mejor, en un municipio de un territorio isla, haciéndose un paralelo de la tierra como una isla flotando en el universo”, señala.

El ecólogo y Premio Nacional De Ciencias 2018, Fabián Jaksic, fue otro de los conferencistas del encuentro. A su juicio, la cumbre constituyó un primer llamado desde Chile a aunar voluntades para adaptarse al calentamiento global, porque “es increíble que todavía haya gente incrédula de los efectos globales del cambio climático. A ellos los invitaría a visitar Isla de Pascua para verificar que esta pequeña localidad, que previene el mal uso de desechos, que los recicla en la medida de lo posible y que exporta su basura al continente, igual tiene su mar contaminado”.

Una plaza para los niños.

Durante el viaje a Rapa-Nui, Coca-Cola y Coca-Cola Embonor inauguraron la recuperada Plaza de la Libertad, donde se reconstruyó un sector para los niños isleños, con nuevos juegos y luminarias. “Es la segunda plaza que intervenimos en la zona. Tenemos un compromiso de larga data con la Isla de Pascua y hemos estado apoyando un sinnúmero de otros proyectos que han tenido que ver con el progreso y la sustentabilidad en la isla”, explica el Gerente General de la compañía.

La empresa financió también la construcción de la Eco Hare, una casa ecológica hecha con residuos, donde hoy funciona el Departamento de Aseo y Ornato de la Municipalidad de Rapa Nui; ha apoyado la creación de la Escuela de Música y de las Artes de Rapa Nui, una iniciativa de la ONG Toki y otros proyectos de recuperación de espacios para la comunidad.

“La Isla es frágil en términos medioambientales y es un entorno distinto en términos sociales y de negocios. Cuando una Compañía está conectada con una comunidad, con la intensidad que estamos conectados con Rapa-Nui, el cariño de la gente se nota cada vez que conversas con alguien y te cuentan sus historias”, relata Daniel Vercelli.