La cadena del reciclaje en Chile es larga y cada eslabón es fundamental. La crisis por el Covid-19 ha puesto a prueba las capacidades de generadores, gestores, recolectores y valorizadores de residuos. Journey conversó con el Jefe de la Oficina de Economía Circular del Ministerio del Medioambiente, para conocer detalles de las medidas que está tomando la autoridad.

Recién la última semana de abril volvió a ponerse el casco y partir en bicicleta a trabajar al Ministerio de Medio Ambiente. “Estuve en cuarentena a full y la semana pasada comencé a venir a la oficina de manera parcial; vengo en la bici, porque siento que ahí uno viene bien protegido”, explica.

El ingeniero vive en Providencia con su familia y en su hogar pone en práctica varias de las conductas medioambientales que divulga como autoridad. En días de confinamiento, por ejemplo, siguió reciclando sus residuos puertas adentro y hace unos días llevó los materiales acumulados a uno de los puntos limpios de su comuna, que acaba de reabrir.

Y no solo eso, Guillermo tampoco bota los residuos orgánicos, porque instaló una compostera. “Ayer saqué un nuevo baldecito lleno de la cocina, por lo que es gratificante pensar que esos residuos no van a ir a parar a un relleno sanitario. La compostera es un buen compañero de la cuarentena”, advierte.

¿Qué impacto ha tenido el Covid-19 en la actividad del reciclaje?

El reciclaje es una larga cadena que debe funcionar completa para seguir operando y se ha visto afectada en distintos eslabones. Dejó de funcionar parte del comercio y oficinas, que generan gran cantidad de residuos no domiciliarios, y la actividad se trasladó más a los domicilios, donde muchas personas siguieron ávidas de reciclar. El problema es que el siguiente eslabón -de recicladores de base y puntos limpios- ha estado muy disminuido, aunque de a poco algunos puntos limpios han ido reabriendo. Finalmente, en el mundo de los valorizadores, que hacen el reciclaje mismo, hay quienes dejaron de operar mientras otros siguen funcionando.

¿En qué magnitud se afectó la recolección de residuos?

La Asociación Nacional de la Industria del Reciclaje (ANIR) habla que la recolección disminuyó entre un 30% y un 45 por ciento. No obstante, muchos de los programas puerta a puerta han seguido funcionando y eso es una buena noticia, porque es la dirección en la que estamos avanzando con la Ley REP; con esquemas de recolección puerta a puerta que son más resilientes.

¿Cómo avanza el apoyo a recicladores de base?

El Ministerio de Medio Ambiente reorientó fondos, entregando un subsidio a municipios para que puedan contratar a algunos recicladores para desempeñar la función de monitores ambientales. Lo importante es encontrar formas en que los recicladores puedan seguir activos, pero con la seguridad necesaria. Igualmente, el gobierno está apoyando en la logística para acopiar las cajas de mercadería que la Asociación de Recicladores está recolectando para sus socios más complicados; y además coordinando con la Sofofa la entrega de artículos de protección, para los que tengan que continuar con sus labores recolección.

Lanzaron además el Fondo Exequiel Estay ¿De qué se trata?

Esta una medida que veníamos preparando desde antes y es más de mediano plazo. Quisimos homenajear a Exequiel Estay, histórico dirigente del Movimiento de Recicladores que luchó para que las políticas públicas se orientaran a mejorar la situación del sector. Lanzamos una línea específica del Fondo de Reciclaje con su nombre, al que pueden acceder las municipalidades para mejorar equipamientos: compactadoras, enfardadoras y otros equipos que ayuden al trabajo de los recicladores.

Finalmente ¿cómo debe enfrentar la crisis un emprendedor circular?

Son tiempos difíciles y estamos poniendo a disposición apoyos para emprendedores. Es importante aprovechar los aportes de financiamiento que ofrece el gobierno, tanto desde el Ministerio de Medio Ambiente como desde Hacienda, Economía y la Corfo. Porque es clave que la reactivación sea verde y la gracia de la economía circular es que permite conseguir objetivos medioambientales y económicos, entonces hay un potencial enorme para crear emprendimientos circulares cuando vayamos saliendo de la crisis.