Es uno de los hombres que más sabe en Chile sobre economía circular y gestión medioambiental. Gonzalo Muñoz, CEO de la empresa B TriCiclos, asumió la tarea de asesorar a la presidencia de la Cumbre contra el Cambio Climático y conversó con Journey sobre el gran desafío que le espera al país en diciembre.

El año comenzó con grandes desafíos y alegrías para Gonzalo Muñoz, CEO de TriCiclos. Todo empezó con el “Óscar” de la economía circular que la empresa B se ganó en Davos, Suiza. Y ahora, el Presidente Sebastián Piñera decidió nombrarlo Champion de la COP25, evento global que se realizará en Chile en diciembre próximo.

A Gonzalo le corresponde asesorar al jefe de Estado para que Chile, como país anfitrión de la cumbre medioambiental de la ONU, difunda la importancia de la lucha contra el cambio climático. “Asumir este papel en la COP es también el reconocimiento a la labor que hace todo el equipo de TriCiclos desde hace 10 años, proponiendo un desarrollo sostenible desde Chile, un país pequeño, pero con capacidad de impactar a nivel global”, comenta.

Gonzalo Muñoz es un convencido de que Chile puede apostar a desafíos ambiciosos en materia medioambiental. Por lo mismo, fue el gran impulsor de que el país se comprometiera a tener su propio Pacto por los Plásticos[MS1] . La mañana en que el acuerdo se firmó en Santiago, con bombos y platillos, él circulaba sonriente por los jardines de la Fundación Chile, con la sensación de que el país ya avanza por buena senda.

Ha sido un año redondo, Gonzalo…

Claro. Ha sido sorprendente: justo cuando TriCiclos está cumpliendo 10 años empezamos con el premio de The Circulars, que no esperábamos y que nos vistió de gala, nos hizo pasar a la adultez. Y ahora, mi papel en la COP.

¿Cómo recibes el nombramiento?

Con un enorme orgullo, me siento honrado de que me hayan nombrado y a la vez siento un enorme sentido de responsabilidad, porque el cambio climático es posiblemente la mayor amenaza para cualquier tipo de actividad que desarrollamos las personas y por lo tanto es la madre de todas las causas.

¿Qué implica ser el Champion de la COP25?

La figura del Champion nace en la COP21 de París para ayudar a generar puentes entre las partes negociadoras -es decir, los gobiernos- y el resto de la sociedad, principalmente las empresas y la ciudadanía. Al Champion le corresponde apoyar a la presidencia de la COP para que crezca el nivel de conciencia en torno a la acción climática y también empujar la agenda para incrementar el nivel de ambición y los compromisos de implementación de acciones medioambientales.

¿Qué importancia tiene que esta COP se realice en Sudamérica?

El hemisferio sur tiene que adquirir fuerza en estos temas, porque hasta hoy los acuerdos y la acción climática estaba muy concentrada en el norte, principalmente en Europa y Estados Unidos. El hecho de haber asumido la COP25 luego de que Brasil se bajara fue, de hecho, un acto de liderazgo del sur. Además, Chile tiene un potencial de mostrar acciones concretas y el liderazgo para complementar lo que se está desarrollando en el norte.

¿En qué aspectos Chile puede ser un ejemplo en materia medioambiental?

Somos vulnerables a las problemáticas del cambio climático, porque Chile cumple con 7 de las 9 condiciones de vulnerabilidad y eso lo convierte en un país que requiere de una acción climática conjunta. Pero Chile ha asumido un liderazgo en desarrollo sustentable a nivel global, el Pacto por los Plásticos es un ejemplo, como también la electromovilidad, el cuidado de los océanos y la Ley REP. Todos en Chile -gobierno, empresas, academia y sociedad civil- nos hemos organizado para apuntar al desarrollo sostenible y somos un ejemplo que muchos países están mirando y tenderán a copiar.

¿Qué rol específico les compete a los ciudadanos en eventos como la COP25?

Un rol fundamental, porque estamos llegando a un punto en que nos toca implementar lo que se estipuló en el Acuerdo de París y ahí entra la acción de las empresas y los ciudadanos. Las políticas públicas son fundamentales, pero también hay que anticipar compromisos a nivel individual, para que cada uno de nosotros sepa como contribuir a mejorar la condición del clima.