La convocatoria al Fondo Innova Agua de la Fundación Amulén y Coca-Cola Chile recibió 48 postulaciones de municipalidades entre las regiones de Coquimbo y Maule, lo que demuestra el impacto de la megasequía. Ya hay 10 comunidades preseleccionadas, de la que saldrán las tres localidades ganadoras de soluciones tecnológicas que les permitan gestionar agua potable.

Diez son los proyectos preseleccionados para participar del Fondo Innova Agua de la Fundación Amulén y Coca-Cola Chile, que prevé un fondo de 180 millones de pesos para implementar soluciones que permitan acceder agua potable. Todas las comunidades pertenecen a las zonas más afectadas por la sequía en Chile: cuatro comunas son de la Región del Maule, dos de la Región de Coquimbo, dos de la Región de Valparaíso, una de O’Higgins y otra de la Metropolitana.

¿Qué tienen en común estas zonas rurales? Que todas enfrentan una grave crisis hídrica, donde la sequía ha puesto en jaque sus actividades productivas, que son mayormente la agricultura y la ganadería, y que al no contar con agua potable se abastecen del recurso principalmente a través de fuentes complejas y que, incluso, ponen en riesgo su salud.

"Son comunidades con varios sectores muy afectados por la falta de agua, por eso para los municipios es difícil abarcar todos los lugares. El abastecimiento generalmente es a través de camiones aljibe, pero también hay varias localidades que lo hacen a través de ríos o pozos con un agua sin tratar, lo que es muy complejo para la salud de las personas”, explica Rocío Espinoza, directora de la Fundación Amulén.

Las 93 familias de la Villa Peldehue se abastecen a través del camión aljibe, al igual que en Paulún, sector alejado de los centros urbanos. Similar escenario enfrentan en Linda Vista, donde el municipio de Empedrado lleva el agua en vehículos desde hace 10 años; o Los Junquillos, donde el agua de la escuela rural también llega por esa vía. La escasez hídrica en Hornos Hauquén se debe en parte a que la vertiente que los abastecía se secó, mientras que en Lomas de Vásquez los pozos tampoco tienen agua.

En La Canela el pozo comunitario no alcanza para las 25 familias afectadas; mientras que en Cárcamo, el recurso que les llega apenas abastece el consumo humano, por tanto no tienen para lavar, ni hidratar a los animales. La población de Las Jarillas tiene un 30% de adultos mayores con problemas de agua y en El Durazno la higiene se ha vuelto un problema, por lo que en pandemia han tenido que preferir el alcohol gel para lavarse las manos, porque el agua apenas alcanza para consumo.

Exitosa convocatoria

La convocatoria al Fondo Innova Agua que cerró en diciembre recibió 48 postulaciones de municipalidades entre las regiones de Coquimbo y Maule, lo que demuestra la enorme cantidad de sectores impactados por la megasequía. “Tuvimos una tremenda acogida y nos dimos cuenta de que cada municipio tenía varias localidades muy afectadas y con situaciones muy complejas, por lo que este fondo será muy importante para poder ayudarlos", señala Rocío.

El concurso tiene un fondo de 180 millones de pesos a repartirse a través de soluciones tecnológicas valorizadas en un máximo de 60 millones por proyecto. En las comunidades que resulten ganadoras se implementará alguna de las tres soluciones que mejor se acomode a las necesidades y características del lugar: plantas desalinizadoras para producir agua potable, un sistema para generar agua a partir del aire u otro para potabilización de agua de lluvia.

“Con los recursos del Fondo Innova Agua, las comunidades podrán aumentar su disponibilidad de agua y así podremos mejorar la calidad de vida de cientos de familias en solo meses. Gracias a su dinamismo y rapidez, el fondo permite solucionar la falta de apoyo que hay para programas con tecnologías nuevas en este tipo de comunidades”, agrega la directora de la Fundación Amulén.

El 28 de enero de 2020 se darán a conocer los resultados de las tres comunidades seleccionadas para el Fondo Innova Agua de Amulén y Coca-Cola Chile.