Con el apoyo de casi trescientas organizaciones y empresas firmantes –entre ellas la Compañía Coca-Cola- se lanzó en Bali el Acuerdo Global de la Nueva Economía del Plástico (The New Plastics Economy Global Commitment), liderado por la Fundación Ellen MacArthur en colaboración con ONU Medio Ambiente.

Se trata de un Acuerdo Global para erradicar el desperdicio y la contaminación por plásticos desde su origen, rubricado por productores, marcas, minoristas, recicladores y negocios más importantes del mundo.

Entre los firmantes se incluyen compañías que representan el 20% de todos los envases de plástico producidos en el mundo, entre ellas empresas de consumo como Danone, H&M, Mars, PepsiCo, Coca-Cola y Unilever, además de los principales productores de envases como Amcor y el productor de plásticos Novamont.

El Acuerdo Global se propone crear una nueva regulación para los envases de plástico. Los objetivos se revisarán cada 18 meses y serán cada vez más ambiciosos. Las empresas que firmen el compromiso publicarán datos anuales sobre su progreso para ayudar a impulsar la iniciativa y garantizar la transparencia.

Los objetivos incluyen:

Eliminar envases plásticos innecesarios y problemáticos, y pasar de envases de un solo uso a modelos de envases reutilizables.

Innovar para garantizar que el 100% de los envases y empaques de plástico se puedan reutilizar, reciclar o compostar de forma fácil y segura para el año 2025.

Circular el plástico producido. Aumentar significativamente la circulación de plásticos que han sido reutilizados o reciclados y convertidos en nuevos envases o productos.

El Compromiso global está respaldado por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), el Foro Económico Mundial, el Foro de Bienes de Consumo (una organización liderada por un CEO que representa a 400 minoristas y fabricantes de 70 países). Más de 15 instituciones financieras también apoyaron el Compromiso Global y ya se ha creado un fondo de más de u$s200 millones para generar una economía circular para los plásticos.

Ellen MacArthur, creadora de la Fundación que lleva su nombre, manifestó: "Sabemos que limpiar los plásticos de nuestras playas y océanos es vital, pero esto no impide que una marea plástica ingrese a los océanos cada año. Tenemos que avanzar hacia el origen. El Compromiso Global de la Nueva Economía de los Plásticos traza una línea en terreno, donde las empresas, los gobiernos y otros en todo el mundo se unen detrás de una visión clara de lo que necesitamos para crear una economía circular para el plástico”.

Por su parte, Erik Solheim Director Ejecutivo del Programa Medio Ambiente de Naciones Unidas, expresó: “El plástico oceánico es uno de los ejemplos más visibles e inquietantes de una crisis de contaminación plástica. El Acuerdo Global de la Nueva Economía del Plástico propone el grupo de objetivos más ambicioso que hemos visto hasta ahora en la lucha para vencer la contaminación de los plásticos. Establece los pasos que deben tomar las empresas y los gobiernos si queremos encontrar una solución de raíz de las causas de la contaminación por plásticos, e instamos a todos los que trabajan para enfrentar este problema global a que lo firmen.”

En los últimos cuatro años, la iniciativa Nueva Economía del Plástico de la Fundación Ellen MacArthur reunió a empresas y gobiernos en una visión positiva de una economía circular para los plásticos. Sus informes de 2016 y 2017 revelaron los costos financieros y ambientales de los residuos de plástico y la contaminación.

Atenta a esta situación, la Compañía Coca-Cola lanzó a principios de 2018 su iniciativa global Un Mundo sin Residuos, por la que se compromete a recuperar y reciclar el 100% de los envases que  pone en el mercado para 2030.

Si te interesa saber más sobre este programa, te invitamos a visitar esta página.

Los compromisos locales

Para Coca-Cola de Chile el compromiso con el medioambiente es constante y absoluto. Y por lo mismo, trabaja sobre varios ejes para cumplir la meta de Un Mundo sin Residuos.

-Envases retornables: La campaña Vivamos más Retornables promueve estos envases, que pueden usarse hasta 20 veces antes de terminar su ciclo de vida y que culminan su recorrido en la misma planta, por lo que nunca terminará en un vertedero o un relleno sanitario.

-Actitud Re: Coca-Cola Chile y TVN trabajan unidos una gran campaña que busca educar y crear en los chilenos una conciencia responsable con el medio ambiente. “REtorna, REcicla y REcrea”, dice la invitación de una causa, que espera inspirar a todos los chilenos.

-Puntos limpios: Coca-Cola trabaja junto a diversas empresas en el primer proyecto privado de reciclaje colectivo, junto a la empresa B TriCiclos que administra varios de los puntos limpios más importantes de nuestro país. Esta iniciativa consta de cinco puntos fijos en Santiago, uno en Talca y un Punto Limpio Móvil que recorre la Región Metropolitana.

-Bus del reciclaje: uno de los proyectos más emblemáticos de Coca-Cola Chile en materia de sustentabilidad, recorre desde hace tres años colegios de la Región Metropolitana y algunos eventos de gran convocatoria. Su objetivo es promover la educación medioambiental por lo que, además de estar equipado como un Punto Limpio Móvil, en él trabaja un equipo multidisciplinario que realiza charlas y talleres para acercar de manera lúdica y efectiva el tema al público más importante: los niños. En este tiempo ha recolectado más de 3.500 toneladas de residuos.