Cuando Sebastián Godoy se dio cuenta  de que los pallets industriales en desuso se volvían leña decidió asumir una misión: la de recuperar esa madera para hacer muebles, stands y otra serie de objetos útiles. El proceso es plenamente sustentable porque por cada 10 estructuras que se transforman, hay un árbol que se deja de talar. 

La pasión de Sebastián por la madera surgió cuando tenía cuatro años y vivía con su abuelo carpintero. “Él tenía un mesón grande que me encantaba. Me subía y desde ahí lo acompañaba cuando trabajaba la madera. Cuando miraba sus herramientas, pensaba que yo también podía ser mueblista. Hoy día, cuando siento el olor de la madera del pallet me recuerda a mi infancia”, confiesa el director de arte y marketing de Don Pallets, un emprendimiento que fabrica mobiliarios que salvan árboles.

En Don Pallets, Sebastián le da una nueva vida a las tablas de madera que se reciclan de los pallets y confecciona artículos como sillones y mesas para terrazas, puntos de reciclaje para empresas, repisas y bandejas. Incluso la madera reciclada sirve de materia prima para revestir stands y otro tipo de construcciones.

“Antes me dedicaba al análisis de inventarios y mi misión principal era contar pallets de distintas medidas y calidades. Cuando me enteré de que los vendían como leña, dije ¡cómo es posible, si podemos recuperarlo y transformarlo! Ahí sentí que apareció mi misión, la vida me estaba mostrando que tenía que hacer algo con ellos”, relata Sebastián. Era 2013 y la historia de su emprendimiento recién comenzaba.

La nueva vida de un pallet

El trabajo se inicia con la obtención del recurso, por lo tanto lo primero es recuperar pallets en desuso desde distintas compañías: “Los vamos a retirar y los almacenamos en nuestra planta, para luego segregar el material y así escoger los pallets que estén en mejor calidad para ser reciclados”. Luego de separados, se desarman para obtener las tablas que son usadas para diversos fines.

“Los operarios son los que van sacando tabla por tabla, sin clavos ni tornillos, para luego pasar por la cepilladora la madera que salió en bruto del pallet. Así queda limpia y perfecta para ser dimensionada”, explica el fundador de Don Pallets, cuya planta de operación está ubicada en los edificios patrimoniales que rodean la Plaza La Paz, parte del casco histórico del Cementerio General en Recoleta. 

Después de este proceso viene la transformación en nuevos productos, como la construcción de puntos de reciclaje y árboles de navidad para las plantas embotelladoras y distribuidoras de Coca-Cola Andina, a partir de los mismos pallets que terminan su vida útil en la compañía. “Trabajamos codo a codo con Coca-Cola Andina, porque nosotros recuperamos sus pallets en desuso y esa es nuestra fuente de materias primas. Estamos impulsando la economía circular a través del ecodiseño, aprovechando los residuos de una manera más creativa”, asegura Sebastián.

Desde que comenzó a operar, la empresa lleva cerca de 17.000 pallets reciclados. Eso quiere decir que se salvaron 1.700 árboles. En los últimos 12 meses, fabricaron más de 200 puntos de reciclaje y más de 200 árboles de navidad, entre otros proyectos de mobiliario para eventos y decoración de casas y empresas.