Franz Kramer se ha vuelto experto en reciclaje: a su empresa -gestora de residuos industriales- llegan fardos de botellas PET, cartones y una interminable lista de residuos en busca de extender su vida útil. Hoy dia, sus entretenidos tutoriales sobre plásticos  en #DesafíoTierra  cautivan a la audiencia.

Franz Kramer -experto en plásticos- es tan gracioso como su hermano comediante a la hora de enfrentar las cámaras. Los dos trabajan con la idea de la “transformación”: mientras uno se pone en la piel de los famosos, el otro busca convertir los residuos en nuevos productos.

El gerente comercial de la empresa Enfaena fue escogido para enseñar a segregar plástico en los tutoriales de la primera etapa de la campaña #DesafíoTierra que lanzaron los canales del grupo Turner y que apoya Coca-Cola Chile.

Franz abre las puertas de su “laboratorio” a Journey y se transforma en un científico loco que juega con fuego y agua, con trozos de botellas, tapitas y restos de etiquetas. Sus experimentos pretenden demostrar, por ejemplo, cómo el PET se puede transformar en fibra que servirá para fabricar otras cosas. “Una tapa de bebida es materia prima pura, se puede usar para fabricar cañerías o maceteros”, explica.

“La gente me pregunta qué es el plástico y yo respondo que es un polímero maravilloso, pero hay un sinfín de tipos de plástico. Entonces para saber reciclarlos hay que ser un experto técnico, es decir entender de temas moleculares, químicos y técnicos”, advierte Franz, mientras demuestra las distintas reacciones que pueden tener los residuos plásticos en contacto con agua.

Su mayor obsesión por estos días es el tereftalato de polietileno, más conocido como PET, que es el plástico que más recicla en su empresa de gestión de residuos industriales y uno de los más amigables como materia prima para ser revalorizado. Se trata del polímero que está presente en botellas plásticas, y en otra gran cantidad de envases de la industria de alimentos y bebidas.

Para evitar confusiones, Franz explica que un envase de bebida o jugo suele mezclar distintos tipos de plásticos: la botella misma que tiene una base de PET; la etiqueta que está hecha de polipropileno (PP) y las tapas que pueden ser de polietileno de alta densidad o de plástico PP también.

“No todos los PET son iguales, tienen distinta composición según el envase donde se use. Hay polímetros trilaminados, como el que se usa en las botellas retornables, mientras que en las otras se usa plástico de una sola capa”, detalla. Y la cosa se complica cuando las botellas llevan una impresión serigráfica, porque aunque sea el mismo PET, su destino final no igual que el resto de los envases, aunque hay empresas que los pueden transformar en productos nuevos.

Hazle click a este video y podrás aprender mucho más de plástico.