¿Sabes de qué están hechos los empaques en que recibimos la comida por delivery? Los consumidores conocemos poco sobre materialidad de envases, pero es hora de aprender que existen algunos más sustentables que otros. Por ejemplo, las cajas transparentes para el sushi se fabrican con plástico de botellas recicladas.

En 2018 los chilenos ya hacíamos 170 millones de pedidos de comida a domicilio al año, según cifras del Ministerio de Medio Ambiente. Y fue la pandemia la que, en pocos meses, terminó por consolidar el delivery, que vino a dar un respiro financiero a los locales cerrados y a quienes no pueden cocinar en medio del teletrabajo.

El aumento de envíos de comida durante la cuarentena incrementó la demanda de empaques y desafió a los fabricantes de envases a diseñar contenedores más sustentables, realizados de materiales con mayor capacidad de ser reciclados y valorizados.

Un ejemplo son las clásicas cajas transparentes para empacar el sushi, que son cada vez más solicitadas. Hoy existen clamshells de sushi -se llaman así porque se abren como una ostra- hechas a partir de botellas plásticas recolectadas en distintas rutas de reciclaje.

Para fabricar dos clamshells para sushi, en Integrity usan el plástico reciclado de 3 botellas personales de agua 

Botellas que se reciclan

Integrity es una empresa con 26 años de historia que ha sabido aprovechar las potencialidades del plástico de las botellas recicladas para fabricar diversos tipos de envases, como cajas para fruta de exportación, bandejas de tortas, receptáculos para huevos y envases para comida y pastelería.

Hace tres años comenzaron a fabricar clamshells, especialmente diseñados para que el sushi llegue a domicilio en buenas condiciones. Hasta la fecha, la producción de esos empaques ha crecido un 300 por ciento. Con tres botellas de plástico reciclable de 600 ml es posible fabricar dos envases para tres rolls.

¿Cómo es el proceso? Las botellas reciclables llegan en fardos hasta la planta de Integrity, donde son separadas, trituradas y lavadas para separar el PET del plástico de la tapa o de la etiqueta. Ese material es sometido a altas temperaturas para producir una pulpa, que finalmente se transformará en láminas utilizadas para hacer las cajas.

“Productos como el sushi han aumentado mucho y tienen que llegar embalados hasta las casas. Los clamshells antes se importaban, pero ahora se están produciendo localmente. Y la gran ventaja de esos envases es que después de fabricados continúan siendo 100% reciclables, por tanto, la gente puede devolver los envases de sushi -junto con las botellas- para ser reciclados nuevamente”, explica Gabriel Fonzo, CEO de Integrity.

Las botellas que se usan para fabricar los empaques de sushi vienen de tres vías de recolección: grandes empresas de gestión, puntos limpios y recicladores de base. Además, se trata de cajas que tienen múltiples cualidades. “El consumidor puede ver el alimento que viene dentro, el envase permite mantener las propiedades del alimento y además es lavable y reutilizable”, aclara Gabriel.

En el restaurante Bagá -en Lo Barnechea- usan este tipo de clamshell de sushi cuya demanda ha aumentado pandemia.