Con la gestión de Marketgreen, Coca-Cola ha logrado recuperar el 95% del material de sus campañas gráficas, que ha sido trazabilizado en lo que va del 2019. La acción se da en el marco de Un Mundo sin Resiudos, el compromiso global de la Compañía.

En un esfuerzo creciente por reducir los envíos de basura a rellenos sanitarios, Coca-Cola Chile trabaja cada día para que sus gigantografías publicitarias sean reutilizadas y sirvan para nuevos fines una vez que terminan su vida útil. Y este año se espera triplicar la cantidad de material recuperado en 2018.

La tarea se inició el año pasado, de la mano de Marketgreen, empresa que se encarga de gestionar y valorizar los residuos de las campañas publicitarias de los grandes carteles callejeros, un proceso que parte identificando las pancartas para no perderles la pista, luego se retiran y trasladan a Santiago, para finalmente transformarlas en cosas nuevas.

Entre enero y abril de 2019 se han trazabilizado cinco campañas de publicidad gráfica de Coca-Cola, obteniendo un porcentaje de recuperación del 95%, superando el 76% de 2018. Este año además se ha logrado compensar un 56% de CO2 al medio ambiente.

“La de Coca-Cola ha sido una mejora sustancial en los porcentajes de gráfica que recibimos, porque la marca entiende su responsabilidad e implementa la tecnología de trazabilidad que le entregamos de forma correcta. Sólo en el primer trimestre de 2019 ya completamos el 70% de todo lo que se recuperó en 2018. El año pasado recuperamos aproximadamente 2,8 toneladas de residuos y si los resultados se mantienen proyectamos llegar a las casi 9 toneladas este año; es decir triplicar la gestión de 2018”, explica Felipe Zegers, cofundador y director de Marketgreen.

Reutilizar, mejor que reciclar

En Chile, una marca puede llegar a emitir más de diez toneladas de plástico en una sola campaña de marketing gráfico, material que si no se gestiona llegará completo al relleno sanitario. Es por eso que Marketgreen trabaja desde 2011 para entregar una solución a las empresas que quieren ponerse las pilas ante esta problemática, con prácticas más sustentables como dar valor a los desechos de su cadena gráfica.

La tela de las pancartas publicitarias callejeras está hecha de PVC, un plástico compuesto por dos materiales distintos que le dan esa resistencia que necesita para soportar cambios de temperaturas, vientos y lluvias, por lo tanto, es prácticamente imposible de reciclar. De ahí la importancia de reutilizarlo, porque además es un material que dura muchos años, pero que en publicidad gráfica se usa por un lapso muy breve, que es el que duran las campañas.

“Poder reutilizar un residuo es una gran ventaja y es mucho más sustentable que reciclarlo. En este caso, las gráficas de las campañas de Coca-Cola se transforman en lonas de plástico que se utilizan para la construcción o para ser usadas en agricultura, como también son materia prima para merchandisingsocial, como bolsos y otros artículos”, explica Felipe.

Haciéndose cargo de sus residuos publicitarios, Coca-Cola asume entonces su responsabilidad extendida como productor -una de las exigencias que le pone la Ley REP a las empresas-, siendo capaz de alinear a toda su cadena logística para que eso resulte. El cofundador de Marketgreen cree que “es muy importante que se asuma esa responsabilidad, porque precisamente una de las problemáticas de este tipo de residuos es la recolección, más que la segregación. Por lo tanto, si los proveedores de la cadena gráfica no estuvieran alineados, esto no sería posible”.