Si queremos reducir el volumen de nuestro basurero, son varias las tareas a implementar: desde reciclar y manejar residuos orgánicos, hasta comprar de forma más consciente. La Fundación Basura orienta a quienes se inician en el camino de ser más sustentables, sobretodo en tiempos en los que toca quedarse en casa para cuidar la salud de todos.

Quedarnos en casa y convivir más horas con la familia pone a prueba nuestra capacidad de habitar un espacio común. Nos vemos todo el día, cocinamos más, comemos juntos y también generamos más basura. El nuevo contexto puede ser una oportunidad para cuestionarnos la forma en la que gestionamos nuestros residuos puertas adentro.

Macarena Guajardo, Directora de la Fundación Basura, dice que lo primero es evitar consumir de más y llenarnos de cosas que después desechemos como residuos, sin usarlas. Para eso cree fundamental enfrentar el actual escenario de manera conjunta y no individual.

“Debemos pensar en los demás. Ese valor de lo colectivo, ser solidario, es lo que más se necesita en tiempos de crisis. Es una oportunidad para pensar en nuestros vecinos, por ejemplo, en que quizás podamos organizarnos y comprar juntos”, expone la arquitecta y vocera de la ONG.

Otra forma de evitar los residuos antes de que lleguen a casa es comprando mercadería a granel, ya que muchas tiendas del tipo están ofreciendo sus servicios por Internet, con despacho domiciliario o retiro en tienda. “Los beneficios son que compramos justo lo que necesitamos y evitamos la generación de residuos innecesarios”, sostiene Macarena.

También es relevante reconocer, separar y clasificar los residuos que pueden ser reciclados, para así reducir la bolsa de basura que se llevará el camión. “Como personas que consumen productos debemos hacernos cargo de los empaques, pues ahora están en nuestras manos”, recalca la Directora de la Fundación Basura, poniendo acento en la importancia de disponer de un lugar donde acopiar el material y ordenar las botellas de vidrios y botellas plásticas, cartones y latas.

Los desechos orgánicos

Hacernos cargos de nuestros residuos orgánicos en casa es parte crucial de la tarea si el plan es reducir lo que tiramos al tarro de la basura. Pero como la actual contingencia ha dificultado o impedido el retiro domiciliario de ese tipo de residuos, es una oportunidad propicia para iniciar una compostera en casa y hacer de esa gestión una actividad familiar.

“Los residuos orgánicos son los restos de frutas y verduras de la cocina, que podemos mezclar con el polvo de la escoba. Lo único que no podemos aceptar son restos animales porque eso atrae vectores sanitarios”, explica la Directora de la Fundación Basura. 

Para ella, la clave es pensar en comunidad, para construir a lo mejor una compostera comunitaria en el edificio o el condominio; o bien, instalando una en el patio del hogar o una vermicompostera (ver gráfica) en el balcón del departamento. “Ambas pueden fabricarse con materiales sencillos y factibles de encontrar hasta en las calles”, precisa.

Precisamente para aprender a gestionar mejor los residuos, la Fundación Basura puso a disposición de manera gratuita su curso ¿Cómo vivir basura cero?, un tutorial en video enfocado en implementar un estilo de vida más sustentable y donde se enseña, entre otras cosas, la importancia de reciclar las botellas plásticas.