Ya no basta con reflexionar sobre cómo debe ser una empresa sustentable: hay que pasar a la acción y demostrar que se están tomando cartas en el asunto. Porque, como dice Gonzalo Muñoz, la crisis climática “es el mayor desafío que ha tenido nunca la humanidad”.

¿Cómo debe ser una empresa que busca ser realmente sustentable?, esta fue la pregunta que se hicieron los panelistas participantes en el workshop sobre sustentabilidad durante el evento más grande de la industria del retail en Latinoamérica, el Latam Retail Congresshop 2019, realizado en Santiago.

Durante el encuentro, Paola Calorio, Directora de Comunicaciones y Sustentabilidad de Coca-Cola Chile, se refirió a Un Mundo sin Residuos, el compromiso global de la Compañía que aspira a llegar a 2030 recuperando el equivalente al 100% de los envases que coloca en el mercado.

“Si una empresa quiere marcar una diferencia en sustentabilidad, su estrategia e iniciativas deben apuntar a una economía circular; es decir, cómo desde el diseño se piensa un producto que no termine en el basurero y toda la cadena de gestión de residuos termine en un nuevo producto”, señaló Paola.

Por su parte, Pablo Toledo, Director de América Retail -empresa organizadora del evento-, consideró que el factor diferenciador de una empresa sustentable es el foco en la acción humana. Esto se ve en toda la cadena de producción, en el trato con los clientes, y en los productos y servicios que ofrece. “Es una nueva forma de pensar el negocio, donde antes de generar cualquier innovación hay que evaluar qué impacto tendremos, para saber si habrá o no residuos”, indicó Pablo.

Durante los dos días que duró el evento, los principales referentes del retail abordaron los diversos desafíos que enfrenta el sector, entre ellos, el de mitigar el calentamiento global a través de acciones climáticas reales y concretas.

“El 80% de los jóvenes cree que las empresas deben ser las primeras en hacer un cambio para cuidar el planeta. La crisis climática es un imperativo moral porque afecta a los más desfavorecidos. Desde 2008, 22,5 millones de personas han tenido que emigrar por razones climáticas”, explicó Gonzalo Muñoz, fundador de TriCiclos, la primera empresa B de Sudamérica.

Gonzalo recalcó que la crisis climática es mera consecuencia de la actividad humana, incrementada por la falta de acciones y compromiso, por eso “la ciencia demuestra que tenemos poquísimo tiempo para revertirlo, de hecho, la crisis climática es quizá el mayor desafío que ha tenido nunca la humanidad”.

Por su parte, el Gobierno de Chile, consciente de la necesidad de poner el tema sobre la mesa, creó una Oficina de Economía Circular. Su director, Guillermo Muñoz, cree que esta crisis también se trata de “una oportunidad económica, porque significa crecimiento verde, inversión y aprender a ser competitivo a nivel global”.