Arica, Iquique, Antofagasta, La Serena, Rancagua, Concepción, Temuco, Osorno y Castro son solo algunas de las ciudades hasta donde llegaron las 1.200 cajas con alimentos y elementos de protección que donó la Fundación Coca-Cola para los recicladores más perjudicados ante la crisis por el Covid-19.

Journey Chile.-

Una gran cadena de solidaridad. En eso se convirtió el operativo nacional de envío de ayuda para recicladores de base de todas las regiones. Un total de 1.200 cajas con alimentos e insumos de protección sanitaria llegaron a familias de distintos rincones de Chile, gracias al trabajo colaborativo entre  Fundación Coca-Cola y  Corporación Cultiva.

“Se movilizó toda esta ayuda a nivel nacional, que se pensó desde Arica hasta Chiloé, para apoyar a recicladores que no lo están pasando bien. Todos quedaron felices y con más fuerza para seguir luchando y avanzando”, dice Soledad Mella, Presidenta de la Asociación Nacional de Recicladores de Base de Chile, organización que participó en la identificación de las familias más afectadas por la pandemia.

El operativo se organizó para que las cajas con alimentos y artículos de aseo y protección personal, se enviaran en buses y fueran recibidas por dirigentes regionales de la Asociación de Recicladores. Ellos se encargaron de redistribuirlas entre recolectores de su zona, quienes se mostraron agradecidos por los aportes.

De esa forma, la ayuda viajó a ciudades de 12 regiones del país, entre ellas: Arica, Iquique, Antofagasta, La Serena, Rancagua, Concepción, Temuco, Osorno y Castro. A partir de esas grandes urbes, los dirigentes locales movilizaron cajas a comunas más alejadas, como Alto Hospicio, Pica y Pozo Almonte, en el norte; y Dalcahue, en el sur, entre otras.

Cajas del norte

Antofagasta, en la Segunda Región, fue uno de los destinos de la ayuda. Ahí, 160 hombres y mujeres trabajan de manera independiente en el vertedero La Chimba. En 2007 decidieron unirse y conformaron un sindicato, organización que acaba de gestionar la distribución de cajas de Fundación Coca-Cola para numerosas familias de recicladores.

“Mis compañeros se mostraron muy agradecidos. Valoraron mucho que se acordaran de nosotros y nos hicieran llegar este reconocimiento. Porque yo veo esta ayuda de Coca-Cola como un reconocimiento a nuestra labor ligada al reciclaje”, dice Francisco Figueroa, Presidente del Sindicato de Recolectores Independientes de La Chimba.

La ayuda llega en un momento especialmente difícil para los recicladores. Los meses en cuarentena han sido duros, advierte Joan Jamett, recolector de la misma ciudad, y explica que un reciclador que no sale a trabajar, no se gana el pan. “Trabajamos en el vertedero y no tenemos cómo llegar ahí, así que esto nos está afectando mucho; por eso la ayuda en mercadería es un alivio, ya que muchos pueden tener así un plato de comida en la casa”, agrega.

La esperanza de los recicladores y recicladoras de Antofagasta -y los de todo Chile- están puestas en que la pandemia se supere pronto, para salir de nuevo a recolectar materiales. “Mientras tanto, hay que seguir poniéndole el pecho a las balas para darle bienestar a nuestra familias y educación a nuestros hijos”, finaliza Francisco.

Dirigentes locales de la Asociación de Recicladores llevaron las cajas hasta las casas de las familias beneficiadas.