Arturo Vial es un emprendedor que descubrió las posibilidades del reciclaje de PET en el mundo textil, y trabaja firme para instalar en el mercado chileno la ropa sustentable que confecciona con telas fabricadas a partir de botellas plásticas recicladas. 

Journey Chile.-

Las manos de Arturo Vial se mueven seguras cuando gesticula con pasión, pero parecen sumar sensibilidad cuando palpan la textura de una tela suave, como buscando la esencia de la materialidad. “Esto es suave como algodón, siéntelo”, dice al mostrar una de las piezas textiles con las que hoy apuesta a fabricar ropa sustentable en su casa-taller de Vitacura.

El universo textil es el lugar donde más inspirado se siente este diseñador industrial de la Universidad Diego Portales, que hace pocos meses decidió abrir la empresa BoTela, un emprendimiento que se define como responsable con el entorno, al producir ropa, bolsos y mochilas, a partir de botellas plásticas recicladas.

Cuando Arturo egresó de la universidad, comenzó a dedicarse inmediatamente a diseñar productos. Con lo inquieto que es, al poco tiempo ya forjaba su primer emprendimiento: Paper Home, marca que puso en el mercado una serie de artículos para el hogar, con diseños ilustrados por su polola, Paula Madero. “Llevo 15 años en esto, me metí bastante en la industria y fue así como aprendí mucho de materiales y procesos”, explica. 

Como en Chile además es poca la diversidad de diseños de telas importadas, se despertó en él la necesidad de estampar sus propios géneros. Así se inició en la técnica de la “sublimación”, que opera con calor, traspasando un diseño en tinta desde una hoja de papel a una tela. El único requisito para ese proceso es que los géneros deben tener al menos un 70% de poliéster.

“Al investigar me di cuenta de que hace rato en Estados Unidos estaban haciendo exploraciones en telas con plástico. En mi oficina de diseño habíamos trabajado temas de sustentabilidad, entonces me metí en el mundo del PET y de cómo llega una botella a convertirse en tela. Así empezó BoTela”, comenta su creador.

Arturo Vial importa esas telas desde Estados Unidos. Allá, el proceso consiste en separar las botellas recicladas según color, las que se trituran y transforman en pellet. De ese material se extrae un hilo plástico muy fino que, con otro tratamiento, se transforma en hilo textil. Dependerá del tratamiento al que se someta y las combinaciones con otros hilos, para que termine siendo algodón, lycra, dryfit o mezclilla, por ejemplo.

El catálogo de BoTela hoy se enfoca en ofrecer poleras corporativas, principalmente tipo algodón, piqué y deportivas, además de jeans. Su gerente precisa que los hilos de PET son tratados de la misma manera que se trata un hilo común y corriente. “Por lo tanto la ropa queda igual que la fabricada con hilo normal, con propiedades de filtro UV, y con la misma suavidad y propiedades de teñido”.

Arturo y su equipo hoy diseñan, cosen y estampan las prendas, siempre calculando cuánto plástico son capaces de valorizar. Una polera tipo algodón, por ejemplo, necesita de 12 botellas plásticas de litro y medio para fabricarse, mientras que una polera versión piqué usa 22 envases similares. 21 botellas de PET, en tanto, son necesarias para confeccionar un par de calzas de mujer, que contienen una mezcla de 3% de spandex, componente clave para lograr la elasticidad característica.

“El año pasado, marcas grandes de Estados Unidos -como Nike y Adidas- empezaron a fabricar este tipo de ropa de manera industrial, aunque en un bajo porcentaje. Pero su compromiso es que, de aquí a 2024, el 100% de su ropa esté hecha de PET reciclado. Por eso no podíamos seguir esperando en Chile y nosotros decidimos empujar el tema”, finaliza.

El plan de la empresa es de acá a fin de año instalarse de manera definitiva en las grandes tiendas con su ropa sustentable, considerando que sólo un porcentaje bajo de trajes de baño hoy son fabricados con botellas plásticas en el mercado local, o se importan de países como China y Colombia. La idea de Arturo Vial entonces es que BoTela sea la puerta de entrada en Chile de una renovada industria textil de ropa y accesorios con PET.