En señal de su compromiso con la seguridad hídrica de Santiago, Coca-Cola decidió apoyar un plan de recuperación de humedales y de la cuenca cordillerana en dos zonas del río Maipo, a una altura donde se produce gran parte del agua que consume la capital.

Enmarcado en el interés de Coca-Cola Chile por contribuir a recuperar fuentes de agua dulce por la vía de soluciones naturales, la Compañía decidió apoyar un trabajo ejecutado por la ONG The Nature Conservancy (TNC) para restaurar, reforestar y proteger hábitats naturales en la parte alta de la cuenca del río Maipo, específicamente en las zonas del Monumento Natural El Morado y de la Reserva Nacional Río Clarillo, ambas áreas protegidas administradas por la CONAF.

“Estos ecosistemas son fundamentales porque en esa parte alta de la cuenca -a más de dos mil metros de altura- y son parte de las fuentes de agua que proveen más del 80% del agua que consumimos en Santiago”, explica Francisca Tondreau, Directora de TNC.

Ante ese delicado escenario, el objetivo de esta iniciativa es trabajar junto a CONAF en la reforestación y establecimiento de cercos de protección, además de la restauración de humedales altoandinos y zonas ribereñas del Río Clarillo. Con cerca de 70 hectáreas comprometidas, significarán el reabastecimiento de 22 a 31 mil metros cúbicos de agua al año para la capital.

Además de rehabilitar las hectáreas de hábitat en Río Clarillo y El Morado, el proyecto, en una segunda etapa, busca articular a los actores locales para la incorporación de buenas prácticas en sus actividades productivas. Entre los actores involucrados se considera a los usuarios del agua, a quienes practican la ganadería y a los habitantes del sector.

Lo que se busca finalmente es involucrar y comprometer a la comunidad local para el cuidado de estos ecosistemas naturales y lograr tal éxito que el piloto de esta iniciativa de restauración se posicione como un modelo a seguir tanto a nivel regional como nacional. 

Según informa la Corporación Nacional Forestal, el Monumento Natural El Morado es una unidad de alta montaña ubicada 1.750 metros por sobre el nivel del mar, a un costado de Baños Morales, en la comuna de San José de Maipo. “Posee la apariencia de un cajón cordillerano con forma de “u”, franqueado en tres de sus lados por altas montañas, explica la CONAF en su web.

Un diagnóstico inicial acorde con el catastro del Ministerio del Medioambiente, en esa zona se identificó un total de 27 hectáreas de humedales altoandinos en estado regular y altamente amenazados, además de suelos degradados pero con potencial de poder ser reforestados.

La Reserva Nacional Río Clarillo, en tanto, está ubicada en la comuna de Pirque y lo que la CONAF procura ahí es proteger diversas especies de flora y fauna, entre ellas, aves y mamíferos; y especies vegetales como el litre, el peumo y el quillay.

En ese sector, se identificó una hectárea de suelo desnudo con alto potencial de reforestación, además de otras 40 hectáreas con necesidad de instalar cercos para delimitar elpaso de ganado. 

“Hay que excluir al ganado de esta área, plantar vegetación, regarla y hacer muchas cosas más. Es una urgencia conservar los humedales, estos sistemas son resilientes, por lo tanto, entre 3 a 5 años ya logran recuperar la capacidad que perdieron con el deterioro”, detalla la directora de la ONG.