El reciclaje no sólo pasar por llevar los residuos hasta un punto limpio. Hay que aprender primero a separarlos -e incluso a lavarlos- si queremos que el proceso sea exitoso. Una campaña del programa SantiagoREcicla se propuso enseñar a los jóvenes a realizar la tarea de forma más eficiente.

Una joven termina de tomar su agua embotellada, tira el envase al basurero y acto seguido una lluvia de desperdicios le cae encima desde el cielo. La escena termina con la chica sumergida entre los residuos y el mensaje que dice: “lo que no reciclas, contamina”. Ese es uno de los breves clips que se difunden a través de redes sociales como parte de la segunda campaña comunicacional para incentivar el reciclaje del programa SantiagoREcicla, que fomenta el Gobierno Regional Metropolitano y ejecuta la Seremi de Medio Ambiente.

En la Región Metropolitana se producen más de tres millones de toneladas de residuos domiciliarios al año y la mayor parte va a parar a rellenos sanitarios, ya que la tasa de reciclaje de Chile está por debajo del 10 por ciento. De ahí que la campaña -enfocada principalmente en los más jóvenes- busque contribuir con elocuentes piezas gráficas y audiovisuales a una cultura activa del reciclaje, para disminuir la cantidad de desechos.

“Nuestra ciudad tiene el mal récord de 400 hectáreas de vertederos ilegales de basura y una baja tasa de reciclaje por parte de los ciudadanos. Es eso lo que queremos empezar a cambiar. Por eso nuestra campaña busca que todos los habitantes de la Región Metropolitana tomen conciencia de la importancia de construir una cultura del reciclaje”, explica el Seremi Metropolitano del Medio Ambiente, Juan Fernández.

“Para el gobierno actual, el reciclaje se ha transformado en un eje fundamental para mejorar nuestro entorno y nosotros queremos convocar, a través del Programa SantiagoREcicla, a construir entre todos una ciudad y un país más limpio y sustentable”, detalla.

La campaña aborda la complejidad del proceso de reciclar, que muchas veces fracasa cuando los desechos llegan contaminados hasta el Punto Limpio. Por eso los videos muestran a los protagonistas de la campaña lavando los envases vacíos, mientras se escucha el mensaje: “lava, separa y entrega tus residuos en tu punto limpio más cercano”.

En el caso de los plásticos, por ejemplo, el lavado es clave para eliminar de los envases los restos orgánicos, considerando que en los puntos limpios no se reciclan residuos que lleguen con restos de comidas o bebidas. Después, los envases deben ser secados, separados y depositados en el contenedor del plástico que corresponda.

La idea es, por lo tanto, que la comunidad también conozca los lugares habilitados para reciclar en las distintas comunas, que son identificados en la web de SantiagoREcicla. El programa dispone de un mapa donde figuran geo referenciados cerca de 65 Puntos Limpios, que son estructuras compuestas por varias bocas o contenedores para segregar residuos de materiales diversos. El resto son los llamados Puntos Verdes -hay unos 1000 en la capital- otra categoría que incluye contenedores simples para reciclar ciertos materiales específicos.

El Gobierno Regional Metropolitano en conjunto con la Seremi de Medio Ambiente están construyendo 30 nuevos puntos limpios en 20 comunas de la capital, como Maipú, Estación Central, Puente Alto y Santiago Centro. La más reciente inspección de obras se realizó en el futuro punto limpio de Colina, ubicado a la entrada del Condominio Ayres de Chicureo.