Sigue creciendo la tendencia de consumidores hacia productos y formatos innovadores. En esa línea, Coca-Cola Chile presenta a los dos nuevos miembros de su familia de productos: Limón&Nada y Naranja&Nada, las primeras bebidas carbonatadas con jugo natural, sin azúcar añadida y libre de sellos.

La nueva apuesta del portafolio de Coca-Cola es simple: jugo natural, burbujas y mucha buena onda. Como su nombre lo dice, Limón&Nada y Naranja&Nada son una limonada y una naranjada, respectivamente, ambas con la frescura adicional del gas.

Se trata de la primera bebida gasificada del mercado local que lleva jugo natural -de limón y naranja- y que tiene las credenciales de naturalidad de los néctares Andina del Valle. “Sabemos que al consumidor le gustan las burbujas y que está buscando nuevas opciones de consumo. Por eso, estas son las primeras bebidas carbonatadas con jugo natural de Chile, sin azúcar añadida y libre de sellos. Si las destapas, sentirás el olor de la fruta”, explica Ricardo Cafati, Brand Manager de Coca-Cola Chile.

La Compañía está estrenando un producto que ha sido exitoso en mercados como México, España y Ecuador, donde la clave es precisamente la combinación de jugo y gas, algo nuevo para los paladares chilenos. Si a eso sumamos que el nuestro es el segundo país en consumo per cápita de bebidas carbonatadas -después de México- con una penetración en los hogares de 96%, entonces la marca llegó para quedarse.

“Es un producto que está pensado para consumidores de entre 25 y 35 años, porque a esa edad las personas comienzan a cuestionarse qué están eligiendo para hidratarse: si gaseosa, jugo, agua, productos con o sin sellos”, comenta Ricardo. Además, la mayoría de las innovaciones de la compañía hoy se concentran en productos sin azúcar, para estar en línea con las tendencias de los consumidores.

El gusto por lo que bebemos se ha sofisticado. “Por lo mismo, esta es una propuesta interesante, ya que el limón y la naranja tienen la percepción de ser frutas ultra refrescantes. Estamos trayendo lo mejor de los dos mundos: lo rico y refrescante del gas, por un lado, y el sabor y naturalidad de los jugos, por otro”, agrega Cafati.

En su fase de lanzamiento, Limón&Nada y Naranja&Nada se venderán en dos formatos, para distintas ocasiones de consumo: la botella de ½ litro, pensada en un snack personal, que sea rico, sano y se pueda disfrutar fuera del hogar; y el envase de 1 litro y medio, para llevar a la mesa y complementar las comidas familiares u otros encuentros. Para el próximo año, está previsto incorporar el formato en lata.

Una marca simple y “buena onda”.

La expresión “y nada” es sinónimo de despreocupación, relajo e invita a vivir la vida de manera simple: “Se me pasó la micro… y nada”. De ahí que la marca y sus productos se construyan desde esa misma simpleza, porque al final no es más que una bebida con jugo y buena onda. “Estamos construyendo una marca nueva, con una personalidad que iremos posicionando de a poco entre los chilenos”, explica Ricardo Cafati.

“Es un jugo divertido, cuyos héroes son el limón y la naranja, personajes que hablan un idioma que solo ellos entienden y que tienen una relación muy especial entre ellos”, explica respecto de la campaña en medios que usará en Chile a los mismos protagonistas animados que han servido para masificar de forma entretenida el producto en otros países.

Y como Limón&Nada y Naranja&Nada son productos sin un competidor directo en Chile, porque en el mercado de las bebidas no hay nada parecido, la Compañía espera que estas nuevas estrellas del portafolio se posicionen rápido y en un año lleguen a representar un 5% de las ventas incrementales del mercado total de “sabores”; es decir, de la categoría que conforman bebidas como Fanta, Sprite, Nordic y Quatro.