¿Cómo sería si una bebida fría llegara a tus manos cuando tienes sed en cuestión de minutos? ¿Si estás en el aeropuerto o en un mall y no encuentras una máquina expendedora, pero igualmente puedes recibir una bebida refrescante en tus manos?

Coca-Cola actualmente está probando un robot de servicio en sus oficinas en Berlín, donde varios de sus trabajadores ya han aprobado esta interesante innovación. Este nuevo “colega” en la Compañía se llama GoCart, mide un metro de altura, es un poco frío al tacto y no dice mucho. Pero a pesar de todo, después del primer encuentro, muchos no quieren dejarlo ir.

En 2014, los miembros del equipo de I+D de Yujin Robot, una empresa surcoreana de robótica, presentaron su nueva invención: un robot diseñado para manejar tareas de servicio en hospitales, desde la entrega de ropa de cama fresca hasta comidas y medicamentos.

De inmediato, el concepto resonó en Coca-Cola, y pronto se discutió la cuestión de si GoCart sería capaz de transportar bebidas frías en lugares públicos, como estaciones de tren o malls. Unos meses más tarde, se puso en marcha una prueba para las oficinas de Coca-Cola Alemania, en Berlín.

¿Y cómo funciona? Mediante una aplicación llamada GetHappy-App, cada persona puede pedir su bebida. Después de eso, el robot encuentra a su “cliente”, se abastece en la bodega y parte a su encuentro. Mientras eso ocurre, el usuario recibe un código en su smartphone que le permitirá abrir la puerta del cuerpo del robot cuando llegue’.

Para que todo eso ocurre, el pequeño garzón posee dos cámaras estereoscópicas, dos sensores 3D y varios algoritmos de altísima complejidad. Además, antes de iniciar su operación, el robot realiza un recorrido de reconocimiento alrededor del edificio en el que va a operar, para acostumbrarse al entorno y crear un “plan de piso” en su cibernético cerebro.

Aún no se sabe si Coca-Cola algún día hará uso comercial de robots de bebidas, mientras tanto, se puede soñar con la tecnología del futuro, cada día más cerca de nosotros.