El gerente general de Coca-Cola Chile fue uno de los oradores del seminario de Blackrock, donde habló de la importancia de las prácticas sostenibles de las empresas y explicó la clave del éxito de una Compañía que crece a la vez que es responsable con su entorno.

¿Cómo ser una empresa exitosa y a la vez responsable con la comunidad y el medio ambiente? Esa fue la gran pregunta que dominó el Seminario “Prácticas Sostenibles para 2019”, organizado por BlackRock, empresa norteamericana de gestión de inversiones con sede en Chile.

En ese encuentro, una de las intervenciones principales estuvo a cargo del Gerente General de Coca-Cola Chile, Daniel Vercelli, quien enfatizó que la preocupación de las compañías en las esferas social y medioambiental no es algo menor, sino que tiene un efecto directo y medible en los resultados del negocio.

“Estamos acostumbrados a pensar en estas variables como algo más allá de lo financiero, pero cuando uno piensa en la validación de una compañía, estos temas tienen impactos justamente en esa área. Las compañías que logran tener producciones más sustentables, productos más saludables y prácticas sociales más afianzadas en las comunidades terminan generando una preferencia en el consumidor”, advirtió.

Daniel explicó que los riesgos de una empresa disminuyen cuando existen reales compromisos medioambientales y sociales, pero esos compromisos deben ser medidos de manera objetiva y desde fuera de las compañías. Por ejemplo, cuando Coca-Cola asumió el compromiso global de reabastecer al medio ambiente el agua que utiliza en sus bebidas y procesos productivos, la encargada de medir esa meta fue la ONG The Nature Conservancy, una organización validada y de alcance global.

Asimismo, a nivel local, el Dictuc UC se encargó del estudio que demostró que los envases retornables tienen una huella de carbono menor que los envases desechables, mientras que la empresa B TriCiclos realizó las mediciones que demostraron que la nueva planta aséptica de néctares Andina del Valle permite un ahorro energético de 25% y usa un 40% menos de plástico para las botellas.

La clave del éxito

El año 2018 marcó un récord para el valor de la acción de Coca-Cola en el mercado bursátil global, con el mayor precio registrado que superó los 50 dólares por papel. “Se trata del valor histórico más alto. Y la Compañía sigue creciendo. Esa trayectoria de crecimiento lleva 132 años y nosotros estamos acá para estar, ojalá, 132 años más creando valor para los consumidores, las comunidades y los inversionistas”, señaló.

Daniel cree que la clave del exitoso desempeño de la Compañía radica en que se adelanta a las regulaciones, a los cambios de tendencia y a las exigencias nuevas de los consumidores: “Ese es el rol de las compañías que tienen un alcance global y que tocan la vida de millones de ciudadanos consumidores: tratar de anticiparse y hacer las cosas más por una convicción que por un resultado”.

Así Coca-Cola, por ejemplo, asumió el compromiso de ser neutral en residuos a nivel global, sin importar el nivel de avance de la legislación de cada país. Eso se traduce en la iniciativa Un Mundo sin Residuos, en el que la Compañía se compromete a recuperar y reciclar el equivalente al 100% de los envases que pone en el mercado para el año 2030.

El Gerente de Coca-Cola Chile es optimista respecto del futuro: “Nos interesa ser una Compañía integral de bebidas y proyectamos nuestro negocio al futuro. Todos los seres humanos necesitamos consumir dos litros de líquido al día, con lo cual la demanda se renueva cada 24 horas. Eso va a significar siempre una oportunidad para crecer”.