Conservar el atractivo estético y mantener intacta la calidad del producto, soportar extensos viajes bajo temperaturas tropicales extremas y hacer todo esto a un precio accesible: a todos esos desafíos debieron enfrentarse las mentes innovadoras de Coca-Cola para abastecer al mercado indio. Tras dos años de intenso trabajo, dieron con lo que podría ser la botella más ligera del mundo para productos totalmente carbonatados: el “Affordable Small Sparkling Package” (ASSP) o el “Empaque Pequeño, Accesible y Burbujeante”. Se trata de una botella de plástico de 250 ml. que cumple con todos los requisitos iniciales, y que además permitió a la Compañía reducir su huella de carbono.

La parte 'accesible' en el nombre de la botella se vincula con un obstáculo histórico: el costo de las botellas diseñadas específicamente para evitar la pérdida de las propiedades burbujeantes del producto generalmente es más alto debido a que requieren una mayor cantidad de plástico en las paredes del envase. Y normalmente, cuanto más pequeña es la botella mayor es la pérdida de burbujas.

Scott Pearson
Doctor Scott Pearson 

Sin embargo, Coca-Cola adoptó un nuevo enfoque para ofrecer un empaque de mayor rendimiento y a menor costo.

El ASSP se introdujo en el mercado indio en 2016 y pesa menos de 10 gramos. Durante el proceso de desarrollo se emplearon métodos de simulación patentados por Coca-Cola para diseñar el empaque usando un tercio menos de plástico que una botella estándar en India (15,5 g de peso) y se le agregó una capa increíblemente delgada a las paredes de la botella que funciona como una barrera. Estos dos avances combinados entre sí prolongan la vida útil del producto por cinco meses o más. Esta innovadora tecnología permite reducir hasta en un 40% el uso de plástico en la producción de botellas para gaseosas. El diseño mejorado no compromete además la capacidad de reciclaje, lo cual es importante para Coca-Cola, decidida a cumplir con su visión de Un mundo sin residuos.

El Director senior de Ingeniería de I + D global en The Coca-Cola Company, el doctor Scott Pearson, y su equipo de ingenieros estuvieron detrás del desarrollo del ASSP, lo que les permitió ganar un Coca-Cola Global Innovation Award 2017 por su diseño y capacidad inventiva.

"El hecho de que Coca-Cola reconozca la innovación es realmente una declaración de principios muy importante. Tenemos la posibilidad de probar y aprender, ampliar nuestra imaginación y probar nuevas ideas. Esa libertad puede conducir a grandes cosas, que es lo que sucedió con el ASSP. Nuestro dedicado equipo creativo diseñó una de las botellas de plástico para gaseosas más livianas, de más alto rendimiento y de menor peso de las que se conozcan y es emocionante soñar con aquello que se nos ocurrirá en el futuro", explica Pearson.

El ASSP fue un gran éxito en India, superó otros diseños y allanó el camino para el crecimiento de la marca Coca-Cola en otros mercados. Su buena recepción llevó a Hindustan Coca-Cola Beverages, el mayor socio embotellador en India, a instalar una línea de producción adicional para esta botella en 2017, aumentando así la capacidad de producción y extendiendo el uso de esta botella más pequeña a todas las marcas, como Coca-Cola, Sprite , Fanta y los favoritos locales Thums Up y Limca. Además, encargó otras dos líneas de producción de alta velocidad que comenzarán a producir este año.

Hasta la fecha, se produjeron más de 493 millones de botellas de ASSP en la India, lo que permite ofrecer a los consumidores las bebidas que desean. Esto permitió incrementar los ingresos de la compañía al tiempo que redujo la huella de carbono de la Compañía.

Tras el éxito del ASSP en India, Coca-Cola Amatil, uno de los socios embotelladores más grandes de la región Asia-Pacífico, encargó una línea de producción ASSP en Indonesia en marzo de 2017 y lanzó Coca-Cola, Fanta y Sprite en 250 ml. En esta botella, que reemplazó un empaque que usaba bastante más resina plástica por litro de producto; un tema particularmente importante en un país que enfrenta importantes problemas de prevención y manejo de residuos.

En 2017, Coca-Cola Amatil vendió 100 millones de botellas y ahorró así aproximadamente 980 mil kilos de resina plástica. Otros mercados ya están planeando incorporar el ASSP en sus líneas de producción. El éxito comercial que Coca-Cola está experimentando con esta innovación está ayudando no sólo a impulsar su crecimiento, sino también a mejorar el impacto ambiental. Se trata de un gran ejemplo de cómo la Compañía ejecuta su plan para crecer con conciencia.