Coca-Cola Chile está embarcada en nuevo desafío: el lanzamiento de su botella única retornable, que tiene por objetivo final cuidar el medio ambiente.

Para simplificar el proceso de operación, la compañía diseñó una plataforma única donde una renovada botella transparente será en envase común para sus bebidas Coca-Cola (Original, Light y Sin Azúcar) y Fanta y Sprite (en sus versiones Regular y Zero).

Una nueva etiqueta de papel será la encargada de personalizar y diferenciar los contenidos de los retornables de plástico. “Esto implica cambiar el sistema productivo por uno con la capacidad de adherir esa etiqueta de papel, que a la vez se remueva cuando la botella única vuelva a la línea de producción”, explica el Gerente Técnico de Coca-Cola, Felipe Daniel.

El ciclo promedio de una botella retornable plástica permite que sea reutilizada 12 veces, siempre que se compruebe que está en condiciones óptimas de volver a circular. Cuando los envases regresan a planta pasan por un estricto proceso de revisión, de limpieza mecánica y química y, finalmente, de esterilización, antes de volver a recibir contenido. Esta nueva cara de las retornables permitirá optimizar el parque de envases y, luego de un año, producir menos botellas, con el efecto positivo de introducir menos plástico al mercado.

Los nuevos envases tendrán etiquetas removibles, dependiendo del producto que contengan. 

Esta innovación está en línea con el compromiso de Coca-Cola en materia de Economía Circular, donde la mejora sustentable de los procesos colabora directamente con el compromiso de Un Mundo sin Residuos. Cada botella de Retornable que vuelve a llenarse implica la total reutilización de recursos e implica menos plástico circulando.

En términos de modificación tecnológica, se utilizará una nueva máquina etiquetadora en la línea habitual y se instalará un sistema en la lavadora de envases que suelta y extrae la etiqueta.

Otro de los grandes beneficios de la nueva botella única con etiqueta removible es que permitirá ampliar la oferta de bebidas retornables: “este cambio permitirá innovar e incorporar en envases reutilizables nuevos productos que hoy sólo salen en versión one-way o desechable. Habrá entonces más productos de temporada o estacionales e innovaciones de bebidas reducidas o sin azúcar”, aclara Felipe.

Chile, impulsor de la botella única

Esta plataforma es un proyecto inédito para la Compañía que está debutando en tres países de Sudamérica: Chile, Argentina y Perú y se proyecta que a fines de este año también se replique en Brasil.

Gracias a una inversión cercana a los 20 millones de dólares, ya están circulando las primeras botellas únicas retornables en las ciudades de Talca, Temuco y Viña del Mar. Y a fines de 2018 se sumarán Santiago y la zona norte. “La masificación de esta plataforma en Chile será a fines de este año, porque requiere implementar cambios en las líneas de producción. Somos un país que ha empujado este cambio, porque tenemos altas tasas de retornabilidad y el consumidor ya tiene un hábito”, comenta el Gerente Técnico.

Los retornables representan el 50% del volumen de bebidas con gas y el fuerte de las ventas se encauza a través del llamado canal tradicional, es decir en los almacenes. Felipe Daniel es un convencido de la gran oportunidad que siguen teniendo los retornables: “el consumidor está pagando sólo por el contenido y no por el empaque, lo que se suma al factor sustentable y de economía circular, ya que su impacto en reutilización es altísimo”.