Faltan tres días para la Convención de Coleccionistas de Coca-Cola y Óscar Bahamondes ya embala, en su casa de Buin, parte del tesoro familiar que llevará al que considera el evento del año. Entre las joyas que con cuidado va ordenando en cajas, dispone la más importante de todas: el bus de juguete que le regaló su abuela cuando niño, el que se convirtió en el origen de su impresionante colección.