Alexandra, Giovanni, Vanessa y Luis son algunos ejemplos de inmigrantes que llegaron a Chile en busca de mejores oportunidades. Y las encontraron en la planta de Coca-Cola Andina de Antofagasta. Gracias a este trabajo, no sólo han podido adaptarse en el ámbito laboral, sino que también sienten a Chile como su hogar.