El fútbol es capaz de mover al país entero y bien lo sabe Coca-Cola: es auspiciador de la Selección Chilena, es la encargada de trasladar al equipo para cada evento deportivo en su icónico bus, hidrata a los jugadores con Powerade y está presente en todas las copas que nuestros 11 héroes salen a disputar. Esa pasión es un sentimiento que se refleja al interior de la Compañía, y finalmente llegó la oportunidad de demostrarlo.

Por primer año, la ANFP (Asociación Nacional de Fútbol Profesional) invitó a todos sus sponsors a participar del primer campeonato de fútbol entre empresas. El Grupo 1 lo conformaron Entel, Nike, Sodimac y Megasports; mientras que en el 2 se agrupó a Coca-Cola junto a cerveza Cristal, Unimarc y el propio equipo de la ANFP.

“La invitación llegó a la Compañía y desde ahí se comunicaron con Coca-Cola Andina y Embonor para armar el equipo, que finalmente reunió a 20 personas aproximadamente… ¡nunca habíamos jugado juntos!”, explica Felipe Camus, Gerente Canal Supermercados de Coca-Cola Andina y Director Técnico del equipo. Sobre este último cargo, cuenta entre risas que se autodenominó como tal, “porque la mayoría de los que jugaban tenían entre 25 y 30 años y yo soy más viejo. A veces jugaba, pero mi rol fue ordenarlos y darles la posibilidad a todos para jugar. Esa era la idea y se cumplió a cabalidad”.

El DT destaca otro importante acontecimiento: el campeonato se realizó en las canchas de Juan Pinto Durán, el complejo deportivo donde entrena la selección chilena. “Jugar en las canchas donde juega La Roja es increíble. Para nosotros, que nos gusta el fútbol, que somos fanáticos, obviamente tiene un sabor especial”.

El equipo Coca-Cola, campeón.

Final de campeones

Fue un campeonato reñido, competitivo, donde la disciplina y el compromiso fueron los pilares más importantes para demostrar un tremendo desempeño en el campo de juego. El equipo de Coca-Cola comenzó ganando: 5 goles a 1 contra Unimarc y 3-1 contra ANFP. En su tercer partido, contra Cristal, el sabor fue más amargo: el equipo se retiró del recinto con un gol en contra. Sin embargo, los jugadores no bajaron los brazos y lograron llegar a la final, que se jugó a mediados de diciembre contra el mismo equipo al que no habían podido derrotar.

Pero la historia cambiaría esa tarde en las canchas de Juan Pinto Durán. El equipo de Coca-Cola metió seis goles, mientras que Cristal solo uno. Y alzó la copa de campeón. “La final fue súper buena, aunque nuestro arquero fue expulsado en el minuto 20, aún así ganamos. Recibimos la copa en la cancha, como cuando Chile ganó sus dos copas América. También nos dieron medallas, además de los premios individuales. El mejor jugador del campeonato fue Juan José Erenchum y el goleador del campeonato fue Marcos Méndez, ambos del equipo de Coca-Cola”, cuenta Camus entusiasmado.

El DT no solo rescata el increíble triunfo. Considera que lo más destacable de esta actividad fue que el trabajo en equipo que impregna a los asociados de la compañía quedó demostrado tanto dentro como fuera de la cancha. “Había mucho talento y lo que se generó fue un ambiente súper bueno, entretenido, dinámico. Todos muy buena onda”.