A mediados de 2019 se lanzó en edificios de Providencia el programa “Mi barrio recicla”, un piloto de retiro de reciclaje en camiones, operado por el Sistema de Gestión de Residuos (SIG) y como respuesta a las exigencias que impuso la Ley REP a los productores. La iniciativa ya está operativa en terreno, gracias a la coordinación del Ministerio del Medio Ambiente, la Municipalidad de Providencia y un grupo de empresas.

Lo que en septiembre del 2019 era una promesa para los vecinos de Providencia, este 2020 es una realidad. El piloto “Mi barrio recicla” ya está en acción, operando en edificios de la comuna y con camiones especializados que retiran semanalmente residuos domiciliarios para segregarlos y valorizarlos.

La iniciativa busca adelantarse a las exigencias que impone la Ley REP. Y para eso se creó el Sistema de Gestión de Residuos, SIG, para hacerse cargo de materiales que abundan en casas y departamentos, y así evitar que vayan a la basura. “Estamos acá en Providencia en el primer piloto del Sistema de Gestión de Envases y Embalajes, la gran partida de la Ley REP en Chile, una ley que si bien comienza plenamente en 2022, este es el primer paso para entender cómo se comportan los ciudadanos al reciclar y para hacer que el reciclaje sea más sencillo y eficiente”, explica el gerente del SIG, Isidro Pereda, al mostrar la operación de los vehículos, en una tradicional torre de departamentos en calle Lyon.

El programa se conforma de tres partes. La primera es de educación ambiental, a través de charlas en los edificios para que conserjes y vecinos aprendan a disponer los residuos para cuando pase el camión una vez a la semana. Después está la parte logística del retiro mismo, con dos camiones, uno exclusivo para el vidrio y otro para los residuos livianos, como cartones, tetrapack, botellas PET y latas, entre otros. Finalmente, la fase de clasificación opera en una planta, donde se separa todo lo recolectado en 15 o 20 materiales distintos. 

“Después que recogemos y clasificamos, valorizamos… ¿Cómo se valoriza? Transformando cada material en un producto nuevo a través del reciclaje”, señala Isidro, sobre el operativo que cubre el 90% de las viviendas de Providencia, haciendo retiro en 2.145 edificios de la comuna. El camión pasa el mismo día de la semana y a la misma hora, porque la idea es generar la costumbre de reciclar en los ciudadanos.

Vecinos reconocen el PET

En el mundo de los plásticos, son tres polímeros los que tienen mejores perspectivas de reciclaje. Dentro de los materiales post consumo o domiciliarios, el 53% de ese plástico que se recicla es PET y el otro 47% está compuesto por polietileno y polipropileno. Para los tres existe capacidad de reciclar dentro de Chile.

¿Qué pasa después de que se retira el PET de los domicilios de Providencia? Las botellas van a una planta de clasificación, donde el PET es separado del resto, segregado por colores, y luego enviado a fábricas chilenas que producen cajas para fruta de exportación (o clamshells) y bandejas para tortas.

“Hay varios beneficio de reciclar PET. Primero, lo estamos dejando fuera de la basura por lo tanto estamos disminuyendo la cantidad de residuos en el relleno sanitario y por otro lado estamos evitando importar plástico desde el extranjero, como insumo para las industrias locales de reciclaje”, explica el gerente del Sistema de Gestión de Residuos.