El reto está marcha: diseñar y comercializar vasos de un solo uso, que cuando se reciclan o compostan produzcan materiales de calidad con un alto valor económico en los mercados de recuperación de todo el mundo. Se trata del Desafío del Vaso Next Generation de The Closed Loop Partners (CLP), una iniciativa de innovación abierta a nivel global a la que se sumó Coca-Cola USA Food Service & On-Premise.

Se calcula que cada año se distribuyen en todo el mundo unos 250 mil millones de vasos de fibra, la mayoría revestidos con plástico por lo que es difícil separar los materiales para su recuperación. Como resultado de ello, la mayoría termina en vertederos.

El desafío invita a diseñadores, empresas, emprendedores y estudiantes a identificar soluciones que permitan hacer que estos vasos sean reciclables y compostables. Las ideas ganadoras serán anunciadas a principios de 2019. El Desafío cuenta con hasta un millón de dólares para financiar las mejores ideas, y hasta siete finalistas tendrán la oportunidad de entrar en un programa acelerador de negocios para llevar sus productos a través de las cadenas de valor a las manos de los consumidores.

Como integrante del Consorcio NextGen, fundado por Starbucks y McDonald’s, Coca-Cola tendrá un activo papel en el proceso de innovación y podrá invertir en prototipos, entre ellos soluciones para tapas de tazas, asas, bombillas y revestimientos a medida que estén disponibles.

"En Coca-Cola estamos enfocados en mejorar la sustentabilidad de nuestros empaques en toda nuestra cadena de valor", dijo Bruce Karas, vicepresidente de Medio Ambiente y Sustentabilidad de Coca-Cola North America. "Los marcos de colaboración como el Next Generation Cup Challenge ofrecen un enorme potencial para hacer frente al reto de los residuos de envases, a la vez que ofrecen una vía única para la innovación y el descubrimiento".

Esta iniciativa está alineada con el programa global de la Compañía Coca-Cola, Un Mundo sin Residuos, por el que se compromete a recuperar y reciclar el equivalente al 100% de las botellas y latas que pone en el mercado. Ambas iniciativas están ayudando a asegurar la sustentabilidad de los empaques de Coca-Cola a lo largo de toda la cadena de valor.

Entendiendo que las soluciones técnicas y de productos innovadoras por sí solas no solucionarán los problemas de desperdicio sistémico de los vasos para delivery, los esfuerzos del Consorcio NextGen van más allá del Desafío. Sus miembros financian un acuerdo de tres años para trabajar en toda la cadena de valor que permita comercializar nuevos vasos, abordar los desafíos de infraestructura, identificar oportunidades para la demanda del mercado e involucrar a los consumidores.

"Al invertir en sistemas de infraestructura de recuperación y apoyarlos, el Consorcio NextGen puede avanzar en la recuperación económicamente viable de vasos y asegurar que los consumidores sepan qué hacer para mantener sus vasos usados fuera de los vertederos y en la cadena de valor", dijo Kate Daly, directora ejecutiva del Centro para la Economía Circular de Closed Loop Partners.