Un grupo de brasileñas acaloradas se acerca a una llamativa esquina del Cerro Alegre, en Valparaíso. Ana Cádiz, la heredera del almacén familiar que fundaron sus padres, procura brindar cada día el mejor servicio y, así, atraer a turistas de todo el mundo.