Marta Zapata madruga todos los días con una idea en mente: hacer crecer su pequeño negocio, que además es la base del sustento de su familia. Con el apoyo de Almacenes de Chile, ella pudo mejorar su pequeño almacén, un emprendimiento que la llena de orgullo.