Es fácil dar por sentado las cosas cotidianas que hacen la vida un poco más fácil. Cosas como la electricidad, el agua potable y el acceso a Internet constituyen la base de nuestra vida cotidiana y es difícil imaginar un mundo sin ellos. 

A pesar de esto, un número asombroso de personas no accede a estas necesidades básicas. Aproximadamente 800 millones de personas en los países en desarrollo viven sin acceso a agua potable, 1.600 millones de personas (una cuarta parte de la humanidad) viven sin electricidad, y más de 4.000 millones de personas carecen de acceso a Internet. 

Atenta a esta necesidad, Coca-Cola lanzó en 2013 su primer Ekocenter en África. Se trata de la combinación perfecta entre centro comunitario y almacén. Funcionan con energía solar, cuentan con red wi-fi, proveen agua potable y venden un surtido de productos suficientes para abastecer las necesidades básicas de quienes viven en las aldeas más remotas del mundo (desde bebidas de la Compañía, linternas solares, repelente de mosquitos y productos para el hogar hasta pasta de dientes). En su mayoría, los Ekocenter están gestionados por mujeres y, como cada uno se adapta a la comunidad a la que sirve, las posibilidades de lo que puede ofrecer son infinitas. 

En África funcionan actualmente 150 Ekocenter en ocho países, donde trabajan 500 personas. Te invitamos a conocerlos en esta fotogalería: