Cuando la ingeniera Liliana Macaya tuvo la oportunidad de armar su primer equipo operativo no lo pensó dos veces y decidió que era hora de contratar más mujeres. La profesional lleva 27 años en el Sistema Coca-Cola y sigue convencida de que las mujeres tienen un tremendo potencial para entregar.

Liliana Macaya es una de las mujeres fuertes del Sistema Coca-Cola, donde lleva 27 años trabajando en diversas labores de liderazgo.

En Vital Jugos S.A. llegó a ser Jefa de Suministros y, por su capacidad  de armar equipos, la seleccionaron para formar al grupo humano que operaría la planta aséptica de embotellado más moderna de América Latina. Fue así como la ingeniera llegó a ser Jefa de Procesos APET, donde lideró el proceso de capacitación del personal responsable de operar y mantener la nueva línea.

Hoy Liliana se desempeña como Jefa de Suministros y Formulación de Envases Central y su trabajo consiste en velar por los suministros básicos para que la planta funcione, es decir, las calderas de vapor, los generadores de electricidad, los compresores y las plantas de aguas y riles, entre otros aspectos.

Como mujer líder del Sistema Coca-Cola, ella siempre se ha sentido capaz de asumir los retos que se le han propuesto, sobre todo el de conformar grupos humanos: “Ha sido súper especial formar equipos de trabajo, porque sin ellos yo no podría cumplir mis objetivos ni los de la Compañía”.

“Hace 8 años, cuando formé mi primer equipo operativo, no había mujeres en el área en que yo trabajaba, entonces me propuse contratar más mujeres y eso me dio muy buenos resultados. Ellas son las mujeres que admiro, las operadoras que ayudaron, con fuerza y responsabilidad, a desarrollar las áreas donde he trabajado”, sostiene.

Con esa experiencia en el cuerpo, cuando fue la Jefa de Procesos APET no dudó en armar un equipo inicial con marcada presencia femenina: en el grupo, cinco mujeres eran parte de la línea de producción, a las que se sumaban otras en el área de calidad. “Las mujeres en general somos proactivas, creativas y perseverantes, y tenemos la capacidad de empatizar con la gente que nos toca tener a cargo. Como mujer profesional en Coca-Cola siempre me he sentido capaz de desarrollar todos los objetivos que se me han encomendado y siento que he crecido gracias a la oportunidad de desarrollo que me han dado, aunque todavía tengo mucho más que entregar”.